Preocupa la migración de niños y adolescentes en la frontera norte

Tulcán. Niños y adolescentes de nacionalidad venezolana que han sido detectados en el puente internacional de Rumichaca, viajando acompañados de sus abuelos, tíos, o incluso solos, es uno de los temas que más preocupa a las autoridades ecuatorianas que desde hace meses atienden el tema de movilidad humana.

Cifras. También los organismos internacionales ponen en escena esta inquietud, y para ello operan en el punto fronterizo detectando estos casos y canalizando ayuda para los menores. En la Mesa Nacional de Movilidad desarrollada en Tulcán la semana pasada, Patricia Salazar, subsecretaria de Protección Especial del Ministerio de Inclusión Económica y Social dio a conocer que se han identificado 1 491 viajeros menores de edad.

Ayuda. Salazar precisó que el Mies apoya a los grupos prioritarios en movilidad con carpas de descanso, espacio lúdico infantil, entrega de kits de alimentos, frazadas y aseo.

Adelantó que en el marco de la ampliación de la emergencia migratoria se dará continuidad a los procesos de acogida y protección. Daniel Suárez, coordinador zonal del Mies indicó que solo en el último mes se detectaron más de 300 niños viajando.

En Rumichaca, personal de HIAS recibe a los menores y les acompaña en espacios

lúdicos. Los niños dibujan y juegan mientras esperan los procesos migratorios. Mateo y Cristina son primos de 9 y 10 años.

Mientras personal del Mies y Hias los cuidas, ellos juegan con otros menores en un espacio lúdico. Ambos viajan en un grupo familiar de 10 personas. Cristina dice que sus padres, tíos y abuelos salieron de Vene-zuela y no está muy segura a dónde van. Los dibujos que realizan donde retratan a su familia, o la casa que dejaron en su país se quedan como pequeños murales en las salas lúdicas. En un documento emitido por Migración Colombia se especifica que en este año han ingresado 769 726; en total han ingresado a Colombia 1 millón 32 mil 16 de los cuales 100 393 son menores de 0 a 17 años.