Predio genera preocupación en Plaza de Ponchos

predioplazaponchos
Otavalo
.- En un foco de insalubridad se ha convertido un terreno baldío ubicado en la calle Salinas y Modesto Jaramillo, frente a la Plaza de Ponchos.


Los moradores del sector aseguran que en este predio existe gran cantidad de roedores (ratas) que invaden los domicilios cercanos poniendo en riesgo la salud de las familias del lugar.

 

Una pesadilla diaria. Para Yolanda de Guarderas, ciudadana que habita en una vivienda que colinda con el terreno baldío, los días se han vuelto una verdadera pesadilla. La ciudadana aseguró que a diario tiene que lidiar con uno de sus mayores temores. “Las ratas trepan por las paredes e ingresan a mi casa. He encontrado roedores de todo tamaño hasta en mi dormitorio y no hay autoridad alguna que pueda hacer algo para controlar esta plaga que se reproduce en el terreno vecino”, explicó la moradora.

El terreno en mención está ubicado entre dos restaurantes de la calle Salinas. Según los vecinos, los propietarios del predio residen en Colombia y en pocas ocasiones han dialogado con el encargado del mismo quien les ha prometido limpiar o construir algo en ese espacio desde hace varios años atrás.

Pedido. Según Gladys Martínez, vecina del sector, hace aproximadamente 8 meses solicitaron ayuda al municipio de Otavalo para realizar una limpieza de la propiedad y todavía no obtienen respuesta.

“Las ratas abundan mientras el plazo que nos dijo el municipio ya se cumplió. Nos dijeron que siguiendo el debido proceso darán 30 días al propietario del terreno para que haga la limpieza. Han pasado cerca de 8 meses y no tenemos respuesta alguna, ni del propietario del terreno ni de la municipalidad”, señaló Martínez.

En el municipio. Desde la dirección de Gestión Ambiental e Higiene, Iván Posso, titular de esta dependencia, aseguró que se hizo la respectiva inspección del terreno y el informe se trasladó a la dirección de Planificación para que sean ellos quienes emitan alguna acción al propietario del inmueble., tomando en cuenta la ordenanza de cerramientos que está vigente en el cantón.

En cuanto a la limpieza del terreno aseguró que por ser un inmueble de propiedad particular “no se puede ingresar a hacer la limpieza del mismo, nuestra competencia está en los exteriores y hemos estado fumigando con la empresa con la que trabajamos en el control de plagas. La ordenanza no nos permite intervenir en predios particulares”, explicó Posso.

El funcionario dijo también que la Plaza de Ponchos es uno de los espacios en donde se está trabajando en el control de plagas al igual que en mercados, quebradas y áreas verdes de toda la ciudad. “Anualmente invertimos 38 000 dólares realizando fumigaciones y desratizaciones en espacios públicos”, finalizó Posso.