Posible reapertura de bares y discotecas sería en octubre

Después de seis meses de paralización todo está casi listo para que los bares, discotecas, karaokes y centros de tolerancia, vuelvan a funcionar.

Luego de pasar por una inspección para verificar el cumplimiento de las medidas de prevención, está previsto que estos lugares abran sus puertas desde octubre.

Rodrigo Valdiviezo, presidente de la Asociación de Bares Imbabura, explicó que el 12 de marzo recibieron la notificación para que cierren los locales, “de ahí para acá ha sido un infierno porque hemos sido uno de los últimos sectores que se ha tomado en cuenta para reactivarnos”, dijo.

Valdiviezo considera que están afectados económicamente, incluso algunos de sus compañeros han tenido que cerrar sus locales. A la asociación pertenecen 200 personas y de estas, solo 32 volverán a abrir sus negocios.

Durante estos meses los integrantes de la asociación han mantenido acercamientos con la gobernadora Gabriela Jaramillo y la alcaldesa Andrea Scacco.

Los centros de tolerancia, según Valdiviezo tendrán un aforo del 30 %, bares y discotecas el 50 %. “Nos toca acogernos y vamos a respetar las decisiones de las autoridades. Lo que queremos es que nos permitan trabajar porque somos 1500 familias”.

Valdiviezo comentó también que con la reapertura de estos lugares el movimiento económico también se reactiva por las noches. “Somos un grupo grande que generamos empleo por las noches en la ciudad”.

Como asociación, Valdiviezo indicó que quieren trabajar de la mano con las autoridades, “si se encuentra algún local donde no cumplen con las medidas lamentablemente tendrá que ser clausurado de manera definitiva”.

Por su parte, Vinicio Proaño, propietario de Chocolate Salsa, mencionó también que fueron los primeros en cerrar y ahora los último en abrir sus negocios, por eso considera que son el gremio más afectados ante la pandemia.

“Es muy dura nuestra realidad, hemos estado pidiendo de la manera más comedida que nos ayuden porque lo único que nosotros queremos es trabajar”.
Valdiviezo y Proaño mencionaron que hasta ahora no está comprobado que el coronavirus “se haya generado en un bar o que la ciudadanía se contagie por beber”.

Compromiso
Proaño añadió que se comprometen a cumplir con las normas de bioseguridad para que “nuestros clientes estén completamente seguros”. Este ciudadano paga por el arriendo 1 000 dólares mensuales y con eso ha tenido que cumplir durante los meses de Estado de excepción.