Por sus actos

jacinto salasNo sé si son las palabras exactas, las que Lincoln pronunció en un momento clave de la historia americana, su proclama en Gettysburg. Una frase que puede parecer común pero que dicha en ese instante queda para la historia: “…No nos recordarán por lo que hablamos, por lo que dijimos. Nos recordarán por lo que hicimos…”.
En la historia actual, parecería que lo más importante no son los actos, los hechos, sino la retórica. Pero no esa retórica que la inventaron los griegos, sino la retórica de los discursos vacuos, de las palabras vacías, de las proclamas sin convicción que se convierte en simple palabrería para engatusar incautos. Palabras, lo dice el pueblo: “…se las lleva al viento…”, de las cuales nada queda, pasan al olvido.  Palabras como paz, libertad, trabajo, dignidad, solidaridad y tantas otras tienen, en apariencia, un enorme significado. Basta escuchar a los líderes políticos, para quienes cualquiera de ellas pasan a constituir la razón de ser de su compromiso ciudadano. Pero muy pronto, los actos, aquellos por los que les recordaremos, nos hablan de la inconsistencia de sus afirmaciones, de cómo la realidad, traiciona sus palabras.
El reciente conflicto israelí-palestino demuestra sin atenuantes la ironía de la búsqueda de la paz. El conflicto de Ucrania es otro ejemplo grave, como que uno de los bandos no tuvo el menor escrúpulo en derribar un avión civil, ajeno al problema. Si retornamos al país, los hechos, esos por los que el país recordará a asambleístas, autoridades, ministros, alcaldes, etc  demuestran cómo son diferentes a las palabras. Leyes aprobadas sin un verdadero debate. Fiscales que ponen objeciones a jueces de última instancia. Irónica utilización de causales como rebelión y sabotaje para perseguir opositores. Sanción sobre sanción para escarmentar a presuntos rebeldes. Exhortos, como el último de la Cordicom para pedir “opiniones éticas” .
Se olvida que la historia les recordará por lo que hicieron, no por lo que dijeron..