Pongamos en claro

nelson villacisNo pongan atención a lo que les voy a enseñar, no tengo nada que enseñar.
Ocupen su vida y enfóquense en lo que verdaderamente aman aprender.


Me asombra la petulancia humana, la arrogancia de ciertos seres que pretenden conocer el universo, si yo me he perdido hasta en el supermercado o ni siquiera encuentro las llaves, a veces.
Hay cosas que son útiles como el dinero, pero que no son importantes; hay cosas, en cambio, que no son muy útiles como el amor pero que son absolutamente indispensables.
Hay cosas significativas como el aire, porque sin él no puedes vivir, pero no tienen mayor explicación, ni argumento.
El aire es tan hermoso que ni siquiera se lo ve y es tan transparente que todo vemos a través de él.
No tiene forma pero está adherido a todos los envases y todas las formas; no tiene oídos pero nos permite escuchar. Mientras más limpio, menos olor hay.
La verdadera espiritualidad es como el aire que no puede dejar huellas en el viento.
La verdadera religiosidad no se fundamenta en ideas, ni arma búnkeres ni trincheras con templos.  
El amor verdadero es como el aire, no se ve, no se toca, no se huele, no se escucha, no se saborea; pero es lo que te permite estar vivo por el simple hecho de respirar.
Más que buscar algún significado a la existencia, deberíamos hacer significativo el acto de vivir en ella. Lo que cuenta es la expresión mas no la verborrea.
Lo que cuenta es la vida mas no una maquillada explicación acerca de ella.

 

Nelson Villacís
nelsonvillacis@hotmail.com