Polo de Desarrollo, el reto para el crecimiento de Tulcán

La capital carchense dio otro paso más en su proceso de reactivación. Dinamizar la economía territorial a través de la utilización de las ventajas comparativas que promueve la frontera es una de las ventajas que se tendrá tras la declaratoria como Polo de Desarrollo.

Está declaratoria reanimaría la producción y las actividades turística, artesanal y de la transportación, mermadas desde hace más de cinco años debido al diferencial cambiario y la depreciación del peso colombiano frente al dólar.

De acuerdo al ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca (Mipro), el concepto de polos de desarrollo se define como un espacio territorialmente zonificado, con vocación y potencialidad para el desarrollo productivo, capaz de atraer inversiones y generar reinversiones nacional y extranjera en servicios, facilidad e infraestructura que genera estabilidad normativa y un adecuado clima de negocios para promover el desarrollo económico local.

“Agradecemos la voluntad política por esta entrega que nos permite consolidar el sueño tulcaneño que no es de ahora si no de años atrás”, explicó Cristian Benavides, alcalde de Tulcán.

La visión de acuerdo a la autoridad es dejar un desarrollo sostenible y planificado de al menos 40 años.

“Ahí está centrado este proyecto. Estaba en nuestro plan de trabajo tener una ciudad ordenada como esta”

La capital carchense se encuentra al extremo norte de la Región interandina del Ecuador, en la frontera con Colombia, en la hoya del río Carchi, entre los ríos Tajamar y Bobo, a una altitud de 2980 m s. n. m. y con un clima frío andino de 9°C en promedio.

Para Jackson Torres, viceministro de Producción el Polo de Desarrollo es un espacio territorialmente zonificado con vocación y potencialidad para el desarrollo productivo capaz.

Esta característica la cumple Tulcán por su cercanía de la frontera, lo que le permitirá atraer inversiones y generar reinversiones nacional y extranjera en servicios, facilidades e infraestructura que genera estabilidad normativa y un adecuado clima de negocios para promover el desarrollo económico local. Hay expectativa por la declaratoria.