Policía investigará a uniformados que agredieron brutalmente a un sujeto en Guayaquil

Un  video que circula en redes sociales muestra el momento en que tres policías agreden a patadas a un sujeto mientras este se encuentra en el piso. Una mujer grita desesperada que le dejen en paz y es empujada con el pecho por uno de los policías. El mismo uniformado al percatarse que le estaban filmando intenta detener el vehículo disparando un arma de fuego.

En ese mismo instante pide a otro patrullero que los acompañaba que persiga y detenga al vehículo del cual estaban grabando. Todo esto ocurre en dos minutos 17 segundos, que dura el video grabado desde un edificio.

La escena, que se viralizó  la tarde de este domingo, corresponde a un operativo ocurrido la madrugada de este domingo en Guayaquil.  Así lo dio a conocer la institución mediante un comunicado en su cuenta de Twitter.

Ante este hecho la Policía Nacional informó que ha dispuesto al componente de Asuntos Internos, una investigación para establecer las circunstancias y pormenores de este procedimiento policial.

En el cual también existió un detenido por agresiones a policías y daños a una unidad policial (patrullero) mientras se realizaban controles por la emergencia sanitaria.

“La Policía Nacional del Ecuador reitera que sus actuaciones se enmarcan en el irrestricto respeto a los derechos humanos y que este caso es un hecho aislado que será investigado. Además reitera su compromiso de garantizar e orden y velar por la convivencia social y pacífica, en todo el país”, concluye el comunicado.

Sybel Martínez, representante del Consejo de Protección de Derechos difundió el video obtenido por Radio Púrpura. En el mismo se cuestiona cómo miembros de la Policía de Ecuador “agreden brutalmente a un ciudadano”. 
La Dirección de Asuntos Internos de la Policía ha iniciado la investigación sobre este hecho. La ley y los protocolos deben aplicarse con rigurosidad, escribió la ministra de Gobierno, María Paula Romo.

En Estados Unidos y en Colombia casos similares de uso excesivo de la fuerza han sido calificados como brutalidad policíaca. por parte de las organizaciones defensoras de los derechos humanos y han motivado a violentas protestas. En el vecino país del norte estas manifestaciones causaron la muerte de 13 personas, centenares de heridos y cuarteles incinerados.