Policías asumieron su cargo para frontera norte

Con los honores respectivos ante la bandera de Ecuador, de la Policía Nacional y otros símbolos, se realizó la tarde del miércoles la ceremonia de cambio de mando de la Unidad de Contingencia Fronteriza de la zona norte.

Allí el teniente coronel Mauricio Mayorga Vallejo entregó el relevo al teniente coronel Edgar Cuvi Rosero, quien de ahora en adelante asumirá las funciones en toda la Zona 1 de Ecuador, que comprende las provincia de Imbabura, Carchi, Esmeraldas y Sucumbíos, quien se comprometió a trabajar por la seguridad en la zona de frontera del Ecuador y velar por la seguridad de todas las personas.

La gala se desarrolló en el Comando de la Zona 1, ubicado sobre la calle Jaime Roldós Aguilera, en el norte de la ciudad de Ibarra. Se entregaron diplomas.

No fue la única actividad que tuvo el acto especial, ya que también se realizó la entrega respectiva de los diplomas al personal que culminó el Seminario de Relevo para la Dirección Nacional de Control de Fronteras.

En total fueron 91 servidores los que recibieron los certificados.

En la ceremonia estuvo presente la gobernadora saliente de la provincia de Imbabura, Gabriela Jaramillo; así como diferentes dirigentes de la Policía Nacional como Pablo Vinicio Dávila, comandante de la Zona 1; Héctor Santiago Herrera, comandante de la subzona de la provincia de Imbabura; Clever Ríos, mayor de la Policía Nacional, José Eladio Coral, presidente de la Corte de Justicia provincial de Imbabura y otras autoridades. de la provincia.

Pablo Ramos, quien es el director nacional de la Unidad de Control Fronterizo, enfatizó dentro de su discurso el compromiso de los servidores policiales para que exista un control exhaustivo y eficiente no solo en la frontera norte, sino también en la frontera sur del Ecuador.

Además, aseguró que la capacitación del personal es fundamental para conseguir los objetivos.

Los 91 servidores policiales, entre directivos y técnicos, quienes estuvieron recibieron sus certificados comenzaron ya su trabajo operativo.

Ramos indicó que es importante que los servidores tengan sólidos valores y el deseo de “ser cada día más grandes”. También invitó a no olvidarse de la responsabilidad que asumieron cuando realizaron su juramento para convertirse en policías con todo el país y con toda la sociedad que lo conforma. “Nuestra labor está encaminada día a día a lo noble tarea de proteger y servir a la ciudadanía”, finalizó.