Poco recurso para investigar en 2019

Ibarra. Si se aprueba la proforma presupuestaria de 2019, los procesos de investigación en las universidades también se verían afectados, ya que en el documento se plantea la reducción de $400 millones.

A Miguel Posso, director del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad Técnica del Norte (UTN), le preocupó el déficit para 2019 que anunció el Gobierno hace unas semanas.

Sin embargo, aseguró que afectaría notablemente a la investigación científica “y no solamente a eso, sino a todas las actividades sustantivas que desarrollan las universidades y escuelas politécnicas”.

Señaló que se sienten tranquilos porque los resultados de las últimas conversaciones que hubo entre el Estado, la Senescyt y representantes de las universidades fueron favorables, ya que llegaron a un consenso de mantener los presupuestos.

Desde 2015, la UTN registra un total de 1 721 publicaciones de investigaciones como artículos científicos y libros.

“Eso da fe de la calidad y cantidad investigativa que viene desarrollando la institución a través de los docentes”, dijo Posso.

La universidad cuenta actualmente con 64 grupos de docentes investigadores e incluido los estudiantes.

Posso indicó también que el presupuesto de 2018 para investigación fue de 2 millones 170 mil dólares.

Programa. En la zona 1 se lanzó recientemente el programa denominado HUB Norte. Stefany Flores, delegada del área de fortalecimiento de capacidades, dijo que esta red se encarga de la incubación, aporte y soporte para la gestión de proyectos, brindando capacitaciones a investigadores, estudiantes, docentes y emprendedores.

“Se trata de potencializar las ideas y los proyectos de investigación, de esta manera fomentar la innovación y la transferencia tecnológica, entendiendo que estas funcionarán con la relación entre el Estado, la empresa y las instituciones de educación superior”, añadió.

El planteamiento de la Senescyt, según Stefany, es que el Hub Norte esté financiado hasta dos años.

En cuanto a la reducción del presupuesto, considera que la Senescyt hará sus alcances para poder cumplir con los requerimientos y programas que han planteado.

“Ese ajuste sí afectaría a la investigación, ya que necesita realmente un presupuesto no solo capital humano sino laboratorios especializados”, dijo Flores.

Señaló que el proceso de trámite de los patentes y las publicaciones también necesitan un presupuesto.

Además, agregó que la investigación se vería afectada y consecuentemente el desarrollo socioeconómico del país, “porque mediante la investigación generamos innovación y transferencia tecnológica”. El presupuesto para el sistema de educación superior presenta un déficit de 145 millones de dólares, según la proforma anunciada por el Estado.

Proceso. María José Rubio, prorrectora de la Pontificia Universidad Católica Sede Ibarra (PUCE-SI), explicó que este monto para la investigación afecta más a las universidades públicas o que cuentan con financiamiento directo del Gobierno.

“En el caso nuestro se nos ha ayudado muy poco en la investigación, pero nos podemos ver afectados aún más en el futuro, ya que si alguien presenta un proyecto para que pueda ser financiado pues va a ser difícil porque habrá pocos recursos”, dijo.

La prorrectora también manifestó que si hay un impulso para la investigación existirían problemas porque no hay financiamiento.

Trabajo. Todos los procesos de investigación en la PUCE-SI, según María José Rubio, se han desarrollado por financiamiento de la universidad en convenio con otras instituciones superiores o aportes internacionales.

Esta entidad de educación superior también cuenta con un centro de investigación, que desde hace 10 años tuvo más impulso con los proyectos y en los últimos 3 años se ha reforzado con la creación de los grupos de investigación.