Poco avance en el Decenio del pueblo afro

Ibarra. Etnoeducación afroecuatoriana es un término seguramente nuevo para las personas, pero que encierra un sueño nacido desde el sector afrodescendiente y que parte de la necesidad de aprender sobre la historia del pueblo negro, “casa adentro”, como dice uno de los iniciadores de este sueño, el esmeraldeño Juan García, que se identifica como un obrero más de la lucha por el reconocimiento de su pueblo.

Proceso. Se trata de que los habitantes afroecuatorianos conozcan sobre sus orígenes, que no se basan únicamente en la esclavitud, que es de lo poco que se conoce en los libros de Estudios Sociales; en donde se omite gran parte de la historia de los descendientes de África que fueron “robados” de su continente para ser esclavizados y sumidos en los castigos más terribles, maltratados con látigos y convertidos en mercancías para el mejor postor.

Ser negro era prácticamente una humillación, una tragedia para muchos, recuerdo cuando elexasambleísta José Chalá, en ese entonces secretario ejecutivo de la Corporación de Desarrollo Afroecuatoriano, CODAE, comentó que su padre cuando joven soñaba con ser sacerdote pero que fue rechazado por su color de piel.

En Estados Unidos, a fines de 1950, un negro no podía sentarse en el bus en la fila de las personas autodenominadas blancas, hasta que la valiente Rosa Parks decidió romper este paradigma, al negarse ceder el asiento a una persona blanca y no retirarse a ocupar la parte final del bus, por esta razón fue encarcelada, pero eso no la detuvo y más bien encendió el inicio de la lucha contra la segregación racial, fortalecida por grandes personajes como Mandela y Martin Luther King.

Mandela permaneció más de dos décadas en la cárcel también por su lucha contra la segregación y el odio racial y salió de la oscuridad para convertirse en el primer presidente negro de Sudáfrica, tiempo en el que trabajó por la unidad entre blancos y afros, porque lo más importante no es fomentar el odio de blancos a negros y viceversa, sino fomentar la unidad, pero sobre todo el respeto más allá de la tolerancia.

La negra Fernanda Barriga, de acuerdo al historiador ibarreño Enrique Ayala Mora, acompañó hasta sus últimos días al libertador Simón Bolívar, pero de eso no hablan los libros tradicionales de Historia.

La presencia de descendientes africanos en Ecuador ya lleva más de 500 años y ha pasado por varias etapas que van desde la esclavitud, su liberación y luego de una lucha constante por no quedarse solo en el estereotipo de un balón de fútbol.

El legado de cultura africana es algo muy fuerte que, con el paso del tiempo, se fortalece; la alegría reflejada en la bomba, la fortaleza de las mujeres que llevan sobre su cabeza tinas llenas de ropa o platos recién lavados y de los hombres que hicieron de la agricultura su manera de vivir son tradiciones que perduran con el paso de los años. La etnoeducación afroecuatoriana justamente nace de la idea de un grupo de hombres y mujeres convencidos de la necesidad de que se conozca una historia oculta, incluso para el pueblo afro, durante siglos. Es un primer acercamiento hacia la educación, pero es necesario establecer si el camino ha sido el correcto.

La Asamblea General de la ONU proclamó a los años 2015-2024 como el Decenio Internacional para los Afrodescendientes, como una necesidad de fortalecer la cooperación nacional, regional e internacional en relación con el pleno disfrute de los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos de las personas de ascendencia africana, y su plena e igualitaria participación en todos los aspectos de la sociedad.

Según proclamara la Asamblea General en su resolución 68, el tema del Decenio Internacional es «Afrodescendientes: reconocimiento, justicia y desarrollo».Lo que se busca con el Plan Decenal de los Afrodescendientes es promover el respeto, la protección y la realización de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de los afrodescendientes, como se reconoce en la Declaración Universal de Derechos Humanos Universal.

Los primeros textos se editaron en el año 2013. Estudiantes muestran libros de tercer año.
En la Unidad Educativa Salinas los estudiantes combinan su aprendizaje con la práctica.
Varios encuentros se han realizado en todo el país para socializar los objetivos del Decenio del Pueblo Afrodescendientes.