Pocas facilidades de tránsito para personas no videntes

movilidad

IBARRA. Los semáforos sin sonido, los implementos que las personas dejan en las aceras: andamios, montones de arena, además los puestos de asados de alas o mollejas de pollo que se ubican en las aceras. Carros que parquean encima de las aceras, las chicleras de los locales comerciales son algunos de los problemas que las personas no videntes encuentran al transitar por la ciudad.


“Cuando tropiezo con estos artefactos: las dispensadoras de chicles, los rótulos de restaurantes en 3D, o los tensores de los postes en las aceras, me causa mucho coraje porque las personas no toman en cuenta que una persona con cualquier tipo de discapacidad, alguien en silla de ruedas u otra persona no vidente puede golpearse con estos objetos”.

Mientras Franklin baja la acera de las calles Borrero y Bolívar, Borrero y Olmedo o de la García Moreno y Olmedo, manifiesta que en estas calles no existen semáforos, y en otros, como en el de la calle Sánchez y Flores, no existe sonido que les permita saber si el semáforo se puso en rojo para poder cruzar.

Franklin vive en Priorato y asegura que en el sector de la última estación de gasolina tampoco existe semáforo y para él es complicado cruzar la Panamericana en estas circunstancias.

Él se dirige hasta el centro de Ibarra para realizar sus trámites personales: cortarse el cabello, hacer las compras de su casa, trasladarse hasta un local donde imparte clases a otras personas con discapacidad, o simplemente para dar un paseo.
Como comunicador social, Franklin sabe que este es un tema que debe generar conciencia en todos los ciudadanos, en los propietarios de locales comerciales, en autoridades…

Él está conciente que las personas que se ubican con sus puestos de asados en las aceras, lo hacen como un sustento económico que necesitan para vivir, sin embargo, el pedido de Franklin es que se organicen en un lugar donde no obstaculicen el paso de los transeúntes, en especial, de las personas con discapacidad.

Como ciudadano, Franklin está al tanto de todos los temas sociales que le puedan beneficiar o perdujicar. Él se enteró de la instalación de las paradas inteligentes, dice que estas benefician a las personas que pueden ver pero que además debería implementar un sistema de audio para las personas no videntes.

Él conoce muy bien las rutas del transporte público, por eso puede movillizarse, a pesar de que ellos pagan la mitad de pasaje es importante que los tomen en cuenta al momento de implementar estos sistemas.
Franklin espera que esta realidad cambie.