Población y vivienda en cifras con el censo

altIbarra. 12 millones 090 mil 804 habitantes vivían en Ecuador en 2001.
El último censo realizado en noviembre de 2010 revela que, en una década, el aumento de la población fue de 2 millones 392 mil 695.
Los resultados oficiales muestran una población de 14 millones 483 mil 499 habitantes y 4 millones 654 mil 054 viviendas.

 

Resultados. Byron Villacís, director Ejecutivo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC, explicó que las cifras indican que hay un relevante y altsostenido crecimiento de la población. En el último censo se evidencia también el aumento de la casa propia.
En 2001, había alrededor de 1 900 000 con viviendas propias. Ahora existen 2 millones 438 mil, un 25,9 por ciento más.
En 2001 había 4,2 personas por hogar. Ahora hay 3,8 personas por hogar. Eso indica que los hogares se están reduciendo en tamaño.
Villacís indicó que los resultados obtenidos deben servir para que los ecuatorianos y ecuatorianas se unan más, discorden menos y se respeten mutuamente.
76,28 por ciento de éstos tienen acceso a telefonía celular y 26 por ciento a computadores en casa.

Autoidentificación.El 71,9 % se identifica como mestizo, 7,4 como montubio, 7,2 como afroecuatoriano, 7 como indígena y 6,1 como blanco. Es la primera vez que se incluye categoría Montubio en el censo, después de los cambios constitucionale
Imbabura y Carchi. En todos los cantones de Imbabura se registra un incremento poblacional, aunque en menor proporción en Urcuquí y Pimampiro.
En Carchi en cambio en relación al censo de 2001, la población aumentó en Bolívar, Montúfar, Huaca y Tulcán. Se evidencia una reducción poblacional en Espejo y Mira.
En el Ecuador, en 1990 por cada hogar había 2,3 hijos. Esa cifra pasó a 1,8 en 2001 y en 2010 a 1,6 hijos.
En cuanto a la proporción entre hombres y mujeres no existen mayores variaciones en proporción.
Sobre el estado conyugal, en el censo de 2010 se evidenció más uniones libres, más separaciones y menos personas casadas. Villacís enfatizó que por primera vez el país cuenta con estadísticas en base a las necesidades reales y no a las de un simple presupuesto.