La población indígena presenta más casos de desnutrición crónica

En Imbabura se registra un 17.84 % de desnutrición crónica, mientras que en la zona 1 hay un 13.83 % y a nivel nacional el porcentaje es del 15.18 %, según datos de la coordinación zonal 1 de Salud.

En comparación al promedio nacional la provincia se encuentra con dos puntos más arriba.

Karla del Castillo, nutricionista de la coordinación zonal 1 de Salud, explicó que el año anterior se atendieron 26 075 niños, de estos, 4 mil 651 presentan desnutrición crónica en la provincia.

Asimismo, señaló que en el cantón Otavalo es donde más incidencia hay de desnutrición crónica, específicamente en Gualsaquí y La Compañía; seguido por San Roque en el cantón Antonio Ante y en Plaza Gutiérrez, cantón Cotacachi. Son los tres cantones de Imbabura que están liderando las cifras más altas.

En Angochagua, Ibarra, en cambio ha disminuido el porcentaje. Según la nutricionista, el viernes pasado visitaron esta parroquia, donde en un evento se trataron todas las acciones que se han ejecutado tanto por parte de UNICEF en coordinación con el Ministerio de Salud y otras entidades.

“Había casos de desnutrición en esta parroquia, pero en la relación a los demás cantones, Ibarra no está dentro de ese porcentaje alto”, dijo Karla del Castillo, quien agregó que en Ibarra han tenido un porcentaje más alto en la parroquia de Lita.

Con el Plan Intersectorial de Alimentación y Nutrición Ecuador 2018-2025, se busca alcanzar una adecuada nutrición durante el ciclo de vida, “este programa abarca toda la población brindando una atención integral y generando mecanismos de responsabilidad”, indicó la funcionaria.

De acuerdo a la especialista existen tres tipos de desnutrición: crónica, que se refiere a la talla baja en relación a la edad de un niño; la aguda, que es el peso bajo en relación a la talla y la desnutrición global, que es el peso bajo en relación a la edad del niño.

La desnutrición crónica, según la nutricionista, está asociada directamente a condiciones deficientes en la madre como la socioeconómica, nutricionales y de salud. Este tipo de desnutrición se da por la falta de alimentación adecuada, reflejándose en el consumo deficientes de las proteínas tanto de origen animal como vegetal.

Asimismo, mencionó que la malnutrición es una gama de afecciones relacionadas a las carencias, excesos y desequilibrios en la ingesta de las calorías y nutrientes.

Sin embargo, para esto hay dos extremos opuestos: el déficit o exceso en la ingesta de nutrientes, explicó Karla del Castillo.

Además, la especialista añadió que al hablar de la desnutrición se está refiriendo a la malnutrición por déficit.

Esto quiere decir que es el resultado de la ingesta continua e insuficiente de los alimentos que no satisfacen las necesidades de las calorías ni de los nutrientes. Por eso se debe llevar una alimentación adecuada.