Feria sabatina en la Plaza de Ponchos se realizó con seguridad y con orden

Aproximadamente cien comerciantes y artesanos trabajaron ayer en la Plaza de Ponchos.

Desde el reinicio de actividades, el pasado 26 de agosto, la feria se desarrollaba de domingo a viernes y tras superar los 15 días de prueba exigidos por el COE, para verificar el cumplimiento del plan de contingencia, ayer fue el primer sábado que se desarrolló la feria artesanal.

“Es una alegría poder volver a ver con vida a este símbolo cultural del cantón. Pude llegar a la ciudad hace varias semanas y ver este espacio sin los artesanos me llenó de tristeza. Ahora el sábado cobró vida con la venta de artesanías en los puestos de la Plaza de Ponchos”, dijo Carmen Torres, visitante de la ciudad de Quito.

Los vendedores confían en que poco a poco el turismo irá llegando hasta este lugar que ha sido reconocido internacionalmente por la venta de artesanías.

Feria solo en la Plaza
El director de Desarrollo económico local de la municipalidad, Marcelo Lema, explicó que la feria sabatina, únicamente está autorizada para el ‘polígono de la Plaza de Ponchos’.

Para cumplir con esta disposición, se ha vallado el contorno de feria artesanal y se ha intensificado el control, tanto por los comerciantes y los Agentes Municipales. “El COE cantonal todavía no ha autorizado la apertura de las ferias sabatinas, especialmente de las calles.

Con los Agentes de Control Municipal estaremos realizando un operativo para evitar que se realicen ferias en los alrededores de la Plaza de Ponchos”, explicó Lema.

Según lo establecido para el funcionamiento de la Plaza de Ponchos, desde las 06:00 hasta las 08:00, es el horario de carga y descarga. La feria se desarrolla a partir de las 08:00 hasta las 18:00.

Álex Cáceres, miembro del equipo técnico de la Asociación de Maestros y Operarios de la Plaza de Ponchos, organización que junto a una comisión provisional de artesanos y comerciantes, elaboraron el plan de contingencia para la reapertura de la feria, explicó que el pasado lunes se realizó un primer balance del funcionamiento durante estos primeras dos semanas.

“Tomamos algunas correcciones para mejorar el funcionamiento de la Plaza de Ponchos. Se ha trabajado coordinadamente con la dirección de Desarrollo Económico del municipio. Hemos reforzado la seguridad en cada uno de los accesos. En un inicio planteamos dos accesos pero la necesidad ha obligado a crear otros espacios para ingresar”.

El comité de seguridad de la Plaza de Ponchos, conformado por, según Cáceres, 8 a 10 comerciantes, son los encargados de vigilar el cumplimento del uso de puestos por un sistema de colores y cumplimiento de las normas de bioseguridad al interior de la feria artesanal, todos los días.