Piden pena máxima por femicidio en contra de Paola Moromenacho

cayambeQuito.- El 20 de junio se reinstalará la audiencia oral de juzgamiento por el femicidio del que fue víctima Paola Moromenacho. Su expareja, el español Héctor M. es el único detenido en este caso.

El crimen sucedió en Ayora, parroquia de Cayambe. La mujer murió luego de recibir 15 puñaladas y golpes en la cabeza. El hecho ocurrió el 4 de agosto de 2017.

Proceso. El martes 15 de mayo fue el inicio de la audiencia que se desarrolló en el Complejo Judicial Norte, en Quito.

Dentro de esta diligencia rindieron testimonios los policías, peritos y testigos que conocieron el hecho. El procesado miró la audiencia a través de una videoconferencia desde el Centro de Detención de Latacunga.

Los familiares y amigos de Paola exigen la pena máxima de 34 años y ocho meses para el procesado.

Paola con su expareja procreó una hija que actualmente tiene ocho años. Juan Carlos Moromenacho, hermano de la víctima, dice que la pequeña recuerda a su madre  con cariño, que le escribe cartas, y la dibuja recordando lo que solían hacer.

Era maltratada. En una anterior entrevista con EL NORTE, Juan Carlos precisó que un juicio de alimentos habría sido el detonante, “la gota que derramó el vaso” para que la mujer sea asesinada, tras una etapa marcada por el maltrato. Comentó que, el día del crimen,  testigos habían informado que escucharon gritos “como que estuvieran matando a alguien”, y que se escuchaban desde el interior de la propiedad de Héctor M.  
En 2006 Paola conoció al extranjero. Tiempo después se casaron y viajaron a España.  En 2010 Paola se convirtió en madre de una niña, el 15 de enero. En el matrimonio las cosas no iban bien, recuerda su hermano Juan Carlos.

“Mi hermana logró escapar de España en 2011”, pues los maltratos eran constantes, tanto física, como psicológicamente. Entonces Paola regresó a Ecuador y trabajaba en Quito. En 2012 el español también vuelve a Ecuador y esto preocupaba a Paola, sin embargo, para ella era importante que la relación de su hija con el padre no se rompa. La pequeña estaba vacacionando en la casa de su padre la última semana de julio de 2017.

El viernes 4 de agosto de ese año Paola viajó desde Quito hasta Ayora para recoger a la pequeña, pero desde ese día no se supo nada de la mujer que días más tarde fue hallada sin vida.