Piden mayor socialización de ordenanza

Otavalo. “Hace falta socialización de la ordenanza”, asegura Mariela Díaz, propietaria de una licorería.

Al igual que ella, para muchos es desconocida la ordenanza que regula el uso de los espacios públicos frente al uso consumo y distribución de bebidas alcohólicas que deberá entrar en vigencia en todo el cantón a mediados de diciembre.

Socialización. El 18 de setiembre fue aprobada la ordenanza y, a partir de esa fecha, la Municipalidad tiene 90 días para socializar los alcances de la misma.

El director de Participación Ciudadana del cabildo otavaleño, Harold Espín, asegura que previo a la aprobación se socializó con la Federación de Barrios de Otavalo.

“Ciertos promotores culturales y organizaciones sociales también fueron socializados, previo a la aprobación de la ordenanza”, dijo Harold Espín.

Agregó que ‘se sigue en el proceso de socialización’ y que ‘se tiene listo un cronograma’ para dar a conocer la ordenanza a propietarios de centros de diversión y licorerías del cantón antes de poder aplicar la ordenanza.

Los barrios. El presidente de la Federación de Barrios de Otavalo, Santiago Simbaña, se negó a dar declaraciones del tema pero aseguró a EL NORTE que la última socialización sobre esta ordenanza se realizó hace aproximadamente dos años.

En un recorrido por algunos barrios de la ciudad los pobladores desconocen esta ordenanza pero coinciden en la importancia de la misma.

“Realmente no nos han dicho nada sobre esa ordenanza.

Creo que la socialización no ha sido eficiente porque en el en barrio donde vivo no se ha dicho nada”, dijo María Espín, habitante de la ciudad.

“La única información que hemos recibido es la que dan los medios de comunicación. La municipalidad no se ha acercado a darnos conocimiento de la ordenanza”, dijo Mariela Díaz, propietaria de una licorería.

Norma. La ordenanza contempla sanciones a quienes estén consumiendo bebidas alcohólicas en espacios públicos (parques, veredas, calles, estadios, canchas deportivas, etc.).

El ente sancionador sería el Municipio, según lo aseguró Espín.

El control estará a cargo de los agentes municipales y se trabajará conjuntamente con la Policía Nacional.

La sanción que se ha establecido para quienes estén libando en espacios públicos equivale al 50% de una remuneración básica unificada (193 dólares).