Piden flexibilidad en sanciones

altOtavalo. Transportistas de Imbabura, Carchi, Cayambe, analizaron varios artículos de la reforma de la Ley de Transporte, la reunión la presidió Ricardo Onofre, secretario general de la Federación de Choferes Profesionales del Ecuador.

Frexibilidad.  El gremio no comparte varios artículos de la reforma de la Ley de Tránsito y Transporte que entrará en vigencia en cualquier momento.
Aducen que la Ley es igual a la que existe en España “somos buenos copiones, se nos impondrán multas internacionales, pero porque también no podemos copiar el mismo valor del salario que perciben en otros países”, explicó Ricardo Onofre.
Manifestó además que la Ley es bienvenida, siempre y cuando se realice una capacitación de 20 o 30 días no solo con los transportistas, sino también con los peatones y en sí con toda la ciudadanía.
Aduce que nunca se ha tomado en cuenta a los transportistas para realizar las reformas, por lo que las sanciones son demasiado drásticas y piden flexibilidad en las penas.

Por lo pronto el secretario general de la Federación de Choferes Profesionales del Ecuador, recorrerá distintas ciudades del país para dialogar con los transportistas sobre la reforma, el representante no descarta la realización de medidas de hecho, “esa no es mi decisión, sin embargo si mis compañeros deciden realizar una medida de hecho para flexibilizar las penas la realizaremos, ya es hora que protestemos, siempre nos hemos quedado callados”.

Frexibilidad. Luis Villarruel, secretario del Sindicato de Choferes de Tulcán, comentó que la reunión es muy importante ya que  se tomarán varias resoluciones, sobre todo porque la ley de Tránsito es muy dura para todos los conductores, no solo para los profesionales sino también para aquellos de licencia sporman, “nos castigan con prisión, multas demasiado altas y el retiro de puntos”.
Los transportistas dejaron en claro que es muy duro que existan sanciones como la suspensión del trabajo de 60 días a un año o el retiro indefinido de la licencia, así como la prisión durante 180 días o un año por conducir con llantas lisas, entre otras sanciones.

.