Piden en EE.UU. un “juicio justo” para ecuatoriano

Autoridades de Ecuador y Estados Unidos analizaron la situación judicial del ecuatoriano Nelson Serrano Sáenz, condenado a la pena muerte por la justicia de ese país, al parecer, sin un juicio justo.    
La ministra de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, Ledy Zúñiga, el embajador de Ecuador en Estados Unidos, Francisco Borja, y el cónsul en Miami, Eduardo Rivadeneira, se reunieron el pasado lunes con el secretario general jurídico del Gobernador de La Florida, Jack Hiiken.
Además, las autoridades presentaron la queja formal del Ecuador frente a las violaciones a los derechos humanos en el juicio ventilado ante la justicia estadounidense contra Serrano, a quien se lo implica en la muerte de los estadounidenses Frank Dosso, Diane Patisso, George Patisso y George Gonsalves, ocurrida el 3 de diciembre de 1997.
En su cuenta en Twitter, Zúñiga indicó que Serrano lleva 13 años en prisión y que hasta finales de 2015 la Corte de La Florida podría pronunciarse respecto a la apelación presentada por la defensa del compatriota, que cuenta con el respaldo del Estado ecuatoriano. Para ello, en 2008, el Ministerio de Justicia de Ecuador suscribió un contrato con Marcia Silvers para la asesoría legal especializada, así como la apelación de la sentencia impuesta.
Zúñiga indicó que con Jack Heekin, en la Gobernación de La Florida, analizaron la situación actual en que se encuentra el juicio del ecuatoriano, contra quien en marzo de 2011 la Corte Suprema de Justicia del estado de la Florida reafirmó la pena de muerte.
En la reunión de hoy también participó Francisco Serrano, hijo del compatriota sentenciado que desde 2002 se encuentra en una prisión de máxima seguridad en la población de Riaford (Florida), tras ser detenido “ilegalmente” en Ecuador y trasladado a Estados Unidos. Según él, la sentencia contra su padre “fue influenciada por el fiscal de La Florida, Paul Wallace, una persona que solo buscó ganar un juicio sin ninguna objetividad”.