Peters triunfa en la octava etapa del Tour; Carapaz se esfuerza y sube al 17

El francés Nans Peters (Ag2r) protagonizó una fuga heroica para apuntarse en solitario la primera etapa pirenaica del Tour de Francia, en la que el esloveno Tadej Pogacar animó la jornada con un ataque que le hizo recuperar parte del tiempo perdido la víspera en la general, que sigue liderada por el británico Adam Yates. El ecuatoriano Richard carapaz culminó en el puesto 17 de la General.

Peters, debutante de 26 años, fue el más fuerte entre los 13 escapados de la jornada, capaz de ascender en solitario el Port de Balés y el Peyresourde y presentarse en meta como vencedor con un tiempo de 4h.01.12, por delante del letón Tom Skujins (Trek) y del español Carlos Verona (Movistar), ambos a 49 segundos.

INEOS Granadiers hizo el descenso del Menté en cabeza, y a pie del Port de Balès, primer puerto de categoría especial en este Tour, el Jumbo Visma tomó el mando del pelotón con todos el equipo a bloque en los 11 kilómetros de subida. Todos a rebufo de los hombres de Roglic, cuyo impulso destrozó a Pinot y dejó a Egan Bernal con el único apoyo del ecuatoriano Richard Carapaz.

El grupo de favoritos lo incendió el esloveno Tadej Pogacar con un ataque en el Payresourde que le permitió llegar a 6 minutos del ganador y 40 segundos delante del grupo de favoritos, con el líder Adam Yates, Quintana, Roglic, Supermán López y Bardet. Con ellos Mikel Landa, pero no Enric Mas, que cedió en meta 27 segundos con los grandes.

La octava etapa, entre Cazéres sur Garonne y Loudenvielle, de 141 kilómetros, se animó al final con la batalla entre los grandes nombres. Algunos quedaron en evidencia, como el francés Pinot o el neerlandés Tom Dumoulin, pero el resto mostró igualdad, y ninguno absoluta superioridad.

Los hombres de la general cruzaron la nublada cima de Balés a 9.30 minutos del francés Peters y el ruso Zakarin, que habían descolgado al resto al comienzo de la escalada. El descenso fue cuestión de jugarse el pellejo y algo más. El galo, más valiente que Zakarin, se marchó para intentar conocer la gloria de ganar en el Tour. Su esfuerzo mereció la pena y el triunfo.

La novena etapa del Tour y segunda pirenaica unirá Pau y Laruns con un recorrido de 153 kilómetros. Jornada con 5 dificultades y llegada en descenso. Los puertos a tener en cuenta son el Col de la Huercère (1a, 11 km al 8,8 por ciento) y el Col de Marie Blanque (1a, 7,7 km al 8,6).