Personal de empresas se capacitan para combatir la discriminación en el trabajo

IBARRA.- El pasado viernes, 23 de julio, en el Centro de Convenciones de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador Sede Ibarra (PUCESI), se realizó la entrega de certificados a varias empresas e instituciones que fueron parte de un programa de sensibilización en el tema de la discriminación interseccional en el trabajo. Del 10 de junio al 14 de julio, 69 personas de 46 empresas participaron en un taller de Productividad y Gestión del Talento Humano con Enfoque Económico y Social.

Luis Hinojosa, director ejecutivo del Grupo Social FEPP, puntualizó que es importante fortalecer las capacidades de los trabajadores y trabajadoras pero desde un enfoque, que no solo sea económico sino también social, para que las empresas puedan alcanzar una verdadera productividad.
“Si desarrollamos capacidades tenemos un gran potencial en las mujeres del Ecuador”, señaló.

Por su parte, Carlos Hernández, director nacional de Ayuda en Acción, explicó que el taller impartido es parte de un proyecto denominado, “Promoción del Empleo Adecuado para Mujeres Afrodescendientes del Cantón Ibarra”, con financiamiento europeo. “El proyecto pretende contribuir al ejercicio del derecho al trabajo para las mujeres afrodescendientes, que en muchas ocasiones sufren discriminaciones multidireccionales, por su sexo, el hecho de ser mujer, por su etnia, por su clase social en ocasiones por su nacionalidad o por otros elementos de la identidad”, expresó.

Con respecto al tema, Hernández explicó que este proyecto surge a partir de conocer que las tasas de desempleo en Ecuador son mucho mayores entre las mujeres que entre los hombres, pero además, si estas mujeres son afroedescendientes, por una serie de estereotipos, se les hace más difícil acceder a empleos, y por lo general a los empleos a los que pueden acceder son no calificados.

“La tasa de desempleo de los hombres afroecuatorianos es la más alta entre todos los grupos sociales en el Ecuador, es del 11%, pero de las mujeres es del 17,5%”.

Además, señaló que se podría pensar que un mayor nivel educativo lleva a mayores oportunidades laborales, pero también han encontrado inequidades en relación a los niveles educativos y los niveles de ingreso de las mujeres afrodescendientes.