Peleas y consumo de licor afectan a Plaza de Ponchos

El consumo de bebidas alcohólicas y las peleas campales, han vuelto a ser un problema recurrente en la Plaza de Ponchos en Otavalo. Según los habitantes de la zona, estas dificultades retornaron desde que se retiraron las restricciones por la pandemia y se evidenciaron en mayor número el pasado fin de semana del feriado.

La Plaza de Ponchos, durante el día, es conocida por albergar a cientos de comerciantes y artesanos que exponen sus creaciones en la feria artesanal diaria.

El lugar es uno de los sitios más reconocidos por turistas que llegan al cantón. Este escenario cambia drásticamente en horas de la noche.

Las ‘callambas’ que son utilizadas por los comerciantes en el día para exponer su mercadería, se convierten en ‘pequeñas salas’ para personas que por las noches se dedican a libar. “Esto ocurre a diario, pero la situación se complica los fines de semana”, dijo una habitante que pidió no ser identificada.

En una transmisión en vivo realizada por Apak Tv en Facebook, a las 00H26 del domingo 1 de noviembre, se observa a un grupo de ciudadanos en una pelea campal.

El registro audiovisual permite evidenciar que un local del sector todavía se encontraba abierto a esa hora, a pesar que según las autoridades, ese tipo de negocios deben cerrar a las 22:00

“En el sector céntrico de la ciudad existe un patrullaje constante de la Policía, cuyo personal está ubicado en sitios estratégicos vigilando que no hayan desmanes.

Durante el feriado estuvo todo el contingente policial realizando el control. El trabajo de la institución permitió obtener resultados fructíferos en favor de la seguridad del cantón.

Los controles para verificar el horario de funcionamiento ha sido realizado por la Comisaría Nacional pero hay algunos locales que atienden con las puertas cerradas”, dijo Iván Vela, Jefe Político del cantón.

“Por pedido de la administración municipal hemos dispuesto de que los Agentes de Control Municipal realicen rondas los viernes y sábados, que son cuando más problemas hay en este sector. Hemos enviado un comunicado solicitando apoyo de la Policía Nacional”, explicó Marcelo Burbano, secretario del COE cantonal.

Según el jefe del distrito policial ‘Valle del Amanecer’, José Luis Salas, en el último feriado se retiraron a 153 personas que se encontraban libando en la vía pública en Otavalo y Antonio Ante.

“Durante estos días de feriado, tuvimos un sinnúmero de llamadas por escándalos públicos, violencia intrafamiliar y retiro de libadores, ese es el detonante del cantón Otavalo. Estamos coordinando permanentemente con las instituciones pertinentes para realizar operativos”, explicó Salas.

Para quienes habitan en esta zona, ya es común despertarse a medianoche y ser testigo de grescas provocadas por el consumo de licor.