Pedro Torres: “No hay que perderle el respeto a la enfermedad”

Desde hace cinco años Pedro Torres, un médico intensivista, brinda sus servicios en el Hospital General del IESS Ibarra. Pero así como muchos, también le ha tocado vivir un drama tras la pandemia que llegó al país hace ya más de un año.

Considera que el momento en que empezó la pandemia, “todos sentimos muchísimo miedo a la enfermedad o al llevar el virus a nuestros seres queridos, ya que veíamos lo difícil que se hacía para el sistema de salud mucho más desarrollados que el nuestro”.

Pese al miedo y al terror que se vivía en los primeros días, el médico contó que tuvieron que registrarse los primeros casos y “nos tocó afrontar ese miedo haciendo uso de todos los instrumentos de protección”.
Asimismo, mencionó que en el transcurso del tiempo han podido conocer más la enfermedad, “nos hemos dado cuenta de que no hay que perderle el respeto ni el miedo, hay que aprender de ella y a convivir para poder ayudar a las personas contagiadas por la covid”.

De acuerdo a las cifras oficiales del Ministerio de Salud Pública, de lunes a martes aumentaron 12 casos positivos de covid, mientras que los decesos se mantienen en 298 en Imbabura. La provincia tiene un total de 10 144 confirmados.

Desde hace unos meses el Hospital General del IESS Ibarra tuvo que abrir otra Unidad de Cuidados Intensivos, teniendo solo dos de estas áreas.

El doctor Torres señaló que actualmente atienden una gran cantidad de pacientes, todos en fases muy activas de la enfermedad y que tienen gran probabilidad de contagio.
Un dato importante que asegura el especialista, es que todo el personal de salud ya ha recibido la vacuna contra la covid. “Podemos acercarnos hacia los problemas de una forma más tranquila”, dijo.

Expresión
Para el profesional, esta es una enfermedad “bastante seria, que ha causado estragos a nivel mundial”, donde incluso sistemas de salud desarrollados han llegado a colapsar como en Italia y Nueva York, “a pesar de tener unas estructuras muy fuertes, la mortalidad se incrementó mucho”.

En estos momentos, según el doctor Torres, están tratando de movilizar y modificar con los recursos que cuentan en la institución, para poder dar respuesta al mayor número de pacientes, pero “aún así es todavía insuficiente con lo que contamos”, aclaró.

Indicó que todavía existen personas que necesitan más soporte, a pesar de ello, no se cuenta con el número de ventiladores o camas suficientes en las unidades de cuidados intensivos.
“Esto nos ha llevado a investigar cada vez más para buscar nuevas alternativas y poder ir supliendo las necesidades de los pacientes”.

Además, contó que han avanzado en terapias no invasivas, es decir, alternas a la ventilación mecánica, que en un primer momento de la enfermedad han evitado que muchos pacientes terminen en ventilador mecánico.

“Hemos aprendido bastante de la enfermedad, en su primer momento los pacientes que llegaban con dificultad para respirar rápidamente entraban al ventilador mecánico y era una gran cantidad, pero ahora con estas terapias y tratamientos no invasivos tenemos un primer acercamiento en el que muchos de estos pacientes evolucionan favorablemente”.

Asimismo, considera que la distancia entre el paciente y su familia es una situación que aqueja mucho y es difícil de manejar.