Pawkar Raymi activa a las comunidades de Otavalo

Otavalo. El Pawkar Raymi activa el comercio y turismo en el sector rural del cantón. Más de una docena de comunidades de los pueblos Kichwas Otavalo y Kayambi están organizando actividades deportivas y culturales como parte de la celebración andina.

Apoyo. Según datos proporcionados por la dirección de gestión social intercultural del municipio, alrededor de 40 000 dólares anuales destina el municipio para contribuir en la organización de esta celebración que ha ido ganando reconocimiento a nivel nacional e internacional. “Desde la institución hemos estado haciendo un aporte para el fortalecimiento de las celebraciones andinas, una de ellas es el Pawkar Raymi. Desde la parte logística hemos estado al 100% con todos los requerimientos que podemos facilitar y trabajando con el apoyo para las diferentes noches culturales en donde se fortalecen las prácticas de las comunidades organizadoras. Hemos aportado en temas artísticos, logísticos, promoción y asesoría técnica para darles lineamientos para que no se salga del objetivo de la celebración del Pawkar Raymi”, explicó Edwin Tituaña, coordinador de pueblos Kichwas de la municipalidad.

Celebración. Actualmente la fiesta se concentra en los alrededores de los estadios de fútbol de las comunidades. Peguche, Agato, Pinsaquí y comunidades que se encuentran en la cuenca del Lago San Pablo, han visto en esta celebración, la oportunidad de dar a conocer parte de su cultura.

“Los campeonatos de fútbol sirven como una especie de gancho para llamar la atención de las personas para que conozcan las comunidades” dijo Edgar Ramírez, habitante del cantón.

Comunidades. Los habitantes de Agato, parroquia Miguel Egas Cabezas, trabajan en el fortalecimiento de los símbolos de esta fiesta. Para ellos, el Pawkar Raymi no es una fiesta comercial. Los habitantes de Agato aseguran que estos días se rinde homenaje “a las deidades y a los seres de que habitamos en la tierra. Esta es una fiesta ligada a la agricultura. Es un momento muy especial para toda la humanidad, cantamos, oramos, bendecimos y dedicamos estas fiestas a los espíritus para que las flores delicadas den buenos frutos”, dijo Guillermo Santillán Yachak de la mencionada comunidad.

En este aspecto también se destaca el fortalecimiento que ha tenido la práctica del Tumarina en las comunidades que organizan esta celebración. El Tumarina es un ritual en el que, por medio de la colocación de un puñado de flores silvestres y agua en la cabeza de otra persona, se comparten deseos de felicidad y buenos augurios, para el ‘florecimiento’ de la vida de las personas.

Enma Lema fue parte del grupo de ‘Peguche Tías’ que desfilaron durante la inauguración de la fiesta en Peguche.
Yarik Pineda, participó en el grupo de Pendoneros de la escuela de la Cascada de Peguche.
Las mujeres de Agato encabezaron la fiesta del florecimiento portando el Tawa Kinlla.