Parteras reciben implementos por parte de las autoridades

El Gobierno Autónomo Descentralizado Parroquial Rural de La Esperanza, hizo la entrega, en estos días, de prendas de protección a 19 parteras que acompañan durante el embarazo y en la labor de parto a las mujeres esperanceñas, de igual manera gracias a cooperación del Gobierno Provincial de Imbabura se entregó kits de aseo.

La importancia de las parteras y su sabiduría ancestral en el fomento de la salud de las mujeres embarazadas y niños/as se establece en el “Manual de Articulación de prácticas y saberes de parteras ancestrales en el Sistema Nacional de Salud”.

Por ello y como parte del compromiso establecido por el Gobierno se realizó durante dos años consecutivos un proceso de intercambio de conocimientos con 70 parteras/os de Imbabura, para que obtengan su certificación, lo que les asegura mecanismos para la articulación efectiva con los establecimientos de salud en la atención del parto, garantizando el derecho de la mujer sobre la forma de dar a luz y asegurando atención integral para evitar muertes maternas y neonatales.

María Churuchumbi, una anciana de 77 años y oriunda de la comunidad de Pesillo, atiende partos con la forma natural, en las comunidades de Zuleta y La Merced. Por sus manos pasó la mitad de los zuleteños, pero de sus cinco nietos solamente a uno lo vio nacer.

Para apresurar el nacimiento, María da de tomar a la futura madre agua de pepa de culantro o de melloco con aceite. Cuenta con las pinzas y la tijera (previamente hervidas) para cortar el cordón umbilical. Una vez que nace el bebé, la madre es aseada con aguas de hierbas y son encaderadas con chalinas.

En estos días de la misma manera se conoció que finalizó con éxito la siembra de las plantas de Arupos, “hemos llegado a las 12 comunidades y 4 barrios, agradecemos la cooperación de la directiva de los barrios, comunidades y sus familias, quienes sembraron el futuro turístico de nuestro territorio”, dijo la autoridad parroquial.

La Cooperación del Gobierno Provincial de Imbabura ha sido fundamental para culminar esta actividad en beneficio de toda la parroquia de la Esperanza, así lo consideran los ciudadanos que proceden de las diferentes comunidades beneficiadas.