Parte de ciudadela Imbaya sufre de la escasez de agua

Otavalo. Un pequeño hilo de agua cae al abrir el lavamanos en la vivienda de Joaquín Silva, habitante de la calle Miguel Jijón, en la ciudadela Imbaya, en donde desde hace dos meses tiene problemas con el servicio de agua potable y, hasta el pasado viernes todavía no tenían una solución definitiva.

Población. En horas de la noche tienen que recolectar en tinas, tanques y botellas todo el líquido vital que puedan. Moradores aseguran que ya han tenido daños en las duchas eléctricas debido a la falta de presión y la mayoría aseguró que no ha podido utilizar las máquinas de lavado de ropa normalmente. El agua para beber y cocinar se compra por botellones.

Según Marco Vega, técnico de la Emapao, el problema empezó desde que “el Ministerio de Transporte realizara un estudio de suelos. Cuando perforaron se plantaron justo encima de donde está enterrado el tubo”, y quedó completamente roto. “En las siete perforaciones realizadas hemos podido lavar las redes y mejorar la presión en toda la calles 13 de junio, lugar donde empezó el problema hace un mes”, aclaró Vega. Fernando Soria, gerente de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Otavalo, Emapao, quien asume el cargo luego de que Marcelo Mosquera renunciara acogiéndose a la jubilación la semana pasada, pidió disculpas a la población de la calle Jijón y aseguró que se están haciendo los esfuerzos necesarios para dar solución a este inconveniente.

Un grupo de afectados se reunió con el gerente de la Emapao. Soria les aseguró que no saldrán a vacaciones (el 21 de diciembre) sin solucionar este problema. Según el gerente, la semana pasada se excavó en donde, probablemente, se originó el problema. Sitio en considerado por Vega como ‘el último punto que quedaba por descartar’. Si no logran solución, se realizará la interconexión de los circuitos de la red de agua potable.