Parqueadero de La Playa estará

Ibarra. De los 4 600 metros cuadrados del parqueadero del mercado La Playa, 585,64 metros cuadrados serán ocupados por 424 vendedores ambulantes, como parte del acuerdo establecido con la Dirección de Gobernabilidad y Segu-ridad Ciudadana del GAD de Ibarra. El espacio para cada comerciante sería de 1,20 metros cuadrados.

Medición. Ayer se realizaron las primeras mediciones en el sector y se estipula que el parqueadero estará dividido en tres partes: el área para los comerciantes ambulantes, la parte que ocupan los 20 puestos de la Asociación Nuevo Milenio (la mayoría de comida) y la tercera parte en la que se conservarán los estacionamientos.

Édgar Tenelema pide orden a los ambulantes que, en un futuro, ocuparán un espacio el parqueadero.

Por cada puesto pagan de 30 a 40 dólares mensuales.

Presentarán un diseño para dar las facilidades al cliente, pues en los puestos no cuentan con servicios higiénicos. Esperan mejorar la imagen del sector.

Carmen Rosa Calderón, dirigente de los comerciantes ambulantes, puntualiza que son 424 ambulantes que ocuparán el parqueadero, luego de un proceso de organización y carnetización.

Mariana Chalá tiene un puesto en el mercado A-mazonas, sin embargo, también ocupa espacio en los exteriores del lugar, específicamente en la Obispo Mosquera.

Reconoce que, integrantes de su familia son vendedores ambulantes, que también se beneficiarán de un espacio en el parqueadero.

Fabricio Reascos, director de Gobernabilidad y Segu-ridad Ciudadana, manifestó que el objetivo del acercamiento con los comerciantes es recuperar la ciudad y tratar una mejor organización.

Aunque la dirigencia de los vendedores menciona que son 424 las personas que se ubicarán en el parqueadero, el Director de Gober-nabilidad y Seguridad Ciu-dadana prefiere no dar un numérico.

“Hay gente que es de otros cantones, que tenemos que ver lo más técnicamente posible, en función de las necesidades para reorganizar la ciudad”. Se prevé colocar un hangar que se encontraba en lo que fue el aeropuerto de Ibarra, para que los comerciantes no estén con sus ventas al aire libre. Opciones como la ocupación de un predio de Ferrocarriles del Ecuador se descartaron debido a que no se cuenta con recursos económicos para expropiarlo.