Paralización de obras es por deudas con Panavial

p330 millones de dólares adeuda el Estado ecuatoriano a Panavial en lo que corresponde a la ampliación vial del tramo Ibarra – Bolívar. Otros ocho millones es la deuda que mantiene por los trabajos de ampliación en la Otavalo – Cajas. Por esta razón, Panavial suspendió los trabajos de manera unilateral hace dos meses, explicó el subsecretario del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, MTOP, de la zona 1, Omar Chamorro.

Un 83 % es el avance de la obra hasta Bolívar. Está pendiente el sector desde Cúnquer a San Francisco de Villacís, de 2,2 kilómetros. Los trabajos se realizaron con normalidad hasta octubre. Las planillas pendientes de pago corresponden a ejecución de obras de agosto a octubre, que están aprobadas por el MTOP. “Estamos a la espera de la efectivización a través del Ministerio de Finanzas”, afirma Chamorro. El retraso en el pago se deriva de la situación económica del país.

“Un presupuesto que estaba vigente en 2015, que lamentablemente por la baja del precio del petróleo no puede tener un flujo económico para que el Estado pueda cumplir con los compromisos asumidos en los procesos de inversión en los ministerios”.

Chamorro manifiesta que a partir del 15 de enero de 2016 se iniciará con el pago de la deuda pendiente a Panavial para que se reinicien los trabajos con una reprogramación para la entrega. En coordinación con las gobernaciones de Carchi e Imbabura se retomó el desvío del tráfico exclusivamente para transporte pesado, para que transite por la vía alterna Mascarilla – Mira – El Ángel – Bolívar y viceversa. La obra de ampliación de la carretera Cajas – Otavalo también se retomará en 2016.

Chamorro explica que está pendiente la construcción de ocho puentes peatonales. En la circunvalación están por definirse las soluciones viales e intersecciones para el ingreso y salida adyacentes a la Panamericana. El paso lateral de Ibarra tiene un avance del 60 %, la ruta crítica es la construcción del puente Tahuando, de aproximadamente 400 metros lineales y que necesita una inversión de cerca de 60 millones de dólares. La construcción demorará 30 meses y estará concluido en 2017. La prioridad son los tramos viales pendientes.