¿Paradas de buses, proyecto que no tuvo buen resultado?

Las paradas inteligentes o interactivas como se las denominaron en la anterior administración municipal, ya no funcionan como se las presentó en un inicio.

La idea como la presentaron las autoridades anteriores era que el usuario interactúe con cada parada de bus, que tuvo una inversión de aproximadamente 2 mil dólares cada una.

Asimismo, el proyecto se reforzó y se planteó instalar cámaras de videovigilancia para combatir la delincuencia.

Además, a través de una aplicación y en la pantalla que se había instalado en cada una de estas paradas, el usuario podía saber más sobre la ruta del bus y el horario de llegada.

¿Pero qué pasa ahora?
Juan Manuel Fuertes, gerente de Planificación y Transporte de la Empresa Pública de Movilidad, Movidelnor, considera que hay “algunas imprecisiones que han venido posicionándose desde la instalación de estas paradas”.

Para el funcionario no son paradas interactivas ni inteligentes, “en concreto son paradas que cuentan con una pantalla a través de la cual se presenta una información”.

De acuerdo a Fuertes, este proyecto inicia en 2015, donde se responsabilizan las cooperativas San Miguel y 28 de Septiembre de dotar de 29 paradas de esta naturaleza en el sector urbano.

Posteriormente, dijo que en la proyección la empresa pública de movilidad y la administración anterior instaló 11 paradas más de este tipo. “Este es un momento en donde nosotros estamos efectuando una valoración de lo que constituyen estos dispositivos para verificar la pertinencia”.

Aseguró que al momento esto está aquejada de algunos problemas de carácter técnico que ameritan intervención.

Para el gerente de Planificación, “lamentablemente en la administración pública es frecuente encontrar que se hacen inversiones para la construcción de obras, pero no necesariamente se destinan luego los valores que corresponden para el mantenimiento preventivo y para la reparación de esa obra pública”.

Por lo tanto, Fuertes indicó que este es un caso en el que han podido percatar que no ha existido esa asignación de recursos para el mantenimiento tecnológico. Asimismo, añadió que existen problemas con la fibra óptica que es uno de los insumos que se utilizan. Sin embargo, la intención fue que este proyecto sea autosustentable a través de la venta de espacios de publicidad, algo que al parecer, no funcionó.