Para evitar la contaminación de los buses urbanos se debe usar un diésel de buena calidad, asegura el ingeniero Walter Jácome

Ibarra.- Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud, Ibarra es la segunda ciudad en Latinoamérica en la que sus habitantes respiran el aire más puro. Sin embargo, el humo negro que expulsan las unidades de transporte es contaminante.


WalterJácome, docente de la Universidad Técnica del Norte, realizó en 2009 un estudio sobre la contaminación de esmog, y ahí comprobó el problema que viven los ibarreños.


Con este análisis logró sacar un doctorado en proyectos. “Se me ocurrió hacer un estudio modelo matemático para medir la contaminación, tuve el apoyo del Municipio que me prestó un aparato para hacer la medición del ruido, pero no pudimos hacer la medición de la contaminación de gases porque no había el equipo adecuado”,
Jácome cuenta que hizo medidas con el agua que se depositaba después de una lluvia en varios lugares, y sometidas al laboratorio comprobó que tenía un PH, lo que indicó la presencia de lluvia ácida.
Los mayores contaminantes, para Jácome es la mala calidad del diésel y la vetustez (muy antiguo) de los vehículos.


Este problema, según Jácome, se lo puede arreglar impidiendo que estos carros circulen y utilizando un diésel de mejor calidad”.

La Empresa Pública de Movilidad del Norte, Movidelnor, se encarga de hacer la revisión técnica vehicular, que tiene dos objetivos: Rebajar los índices de accidentabilidad por fallas mecánicas y evitar la contaminación ambietal a través de la emisión de gases.

Se tenía previsto que en junio la entidad adquiera dos opacímetros para controlar los gases. Édgar López, gerente, explica que la compra no fue posible por temas presupuestarios.


“En agosto viene un reforma, donde están contempladas los opacímetros que tiene un valor de alrededor de 15 mil dólares”.