Paolina Vercoutère: “Administración del alcalde Mario Conejo está desgastada”

El ciudadano otavaleño va aumentando su descontento luego de un año y nueve meses de administración municipal. Mario Conejo que llegó a ocupar la alcaldía, gracias también a las equivocaciones de la administración de su antecesor, no ha respondido a las expectativas que generó en la población.

Paolina Veroutère, es una de las concejalas críticas de la administración y eso le ha conllevado a recibir desplantes, irrespeto y ella siente vulneración de sus derechos como mujer y como autoridad indígena.

¿Usted ha debido soportar maltrato al interior del Concejo?
Lamentablemente este es un caso más y no busco victimizarme, yo me dedico a hacer mi trabajo de manera técnica y responsable, pero estamos ante un comportamiento de violencia política que no me afecta solo a mi persona sino que ocurre en varios concejos municipales del país.

¿No entienden en el GAD Otavalo lo que es una oposición?
No se respeta la voz de la oposición, la misma que la considero necesaria, apoyando sí las cosas favorables para la ciudadanía, pero asimismo, teniendo una actitud crítica y elevando la voz cuando no estamos de acuerdo con el Ejecutivo.

¿No es oposición por oposición?
De ninguna manera, el sentido de los concejales es ese, fiscalizar, legislar y trabajar para la población, porque caso contrario no habría concejales y solo se elegiría un alcalde o alcaldesa para tener el poder de todo.

¿Qué piensa de todo eso?
Considero que hay un atentado a la democracia en nuestro cantón, porque no es un asunto personal contra Paolina Vercoutère, aquí (en referencia al alcalde Mario Conejo) se coarta todas las posibilidades de debate que la Constitución y las leyes nos facultan para que se pueda llevar adelante la gobernabilidad.

¿Tratan de minimizan su trabajo como concejala?
Totalmente, si ustedes pueden revisar cómo está tipificada la violencia política es que son acciones que emprenden personas o instituciones para impedir que una autoridad electa pueda ejercer concretamente y de manera eficiente sus funciones.

¿El alcalde se cierra o usted se niega a los acercamientos?
Yo siempre estoy pidiendo debatir, siempre estoy pidiendo la palabra, siempre estoy oficiando para pedir información, los otavaleños conocen que hemos tenido que ir, inclusive, ante la jueza para que nos puedan posibilitar información que está en curso. Nosotros tenemos que revisar cómo el ejecutivo ha invertido los recursos, qué compras ha hecho sobre todo en el marco de la pandemia y de algunas adquisiciones importantes.

¿Qué tema le preocupa?
Todavía el tema e informe del Yamor está en discusión y eso estamos en este momento revisando, fiscalizando y buscando tener la asesoría técnica pertinente para poder hacerlo. Tampoco tenemos un asesoramiento técnico interno y estamos obligadas a convertirnos, por cinco minutos, en especialistas de todo… de planificación urbana, de compras públicas y es terrible, es de Ripley.

¿No hay soporte y apoyo?
Quien tiene toda la institucionalidad debería darnos un soporte para nosotros también hacer un trabajo impecable desde el punto de vista técnico, pero como ese apoyo no existe hemos tenido que contratar abogados externos para que nos puedan ayudar a hacer todos estos procesos con la finalidad de que el alcalde cumpla con lo que tiene que hacer.

¿Y los directores del GAD-O?
Los directores están a cargo de todo el trabajo ejecutivo, pero ellos no nos dan información si el alcalde no lo autoriza y eso es terrible, es muy grave.

¿Los otros concejales qué actitudes han adoptado?
Hay posiciones y posiciones, pero realmente sí preocupa la posición de los concejales (as) que están apoyando incondicionalmente la gestión del alcalde y en eso hay que ser objetivos. Nosotros no hemos sido elegidos para ser funcionarios del alcalde, no somos empleados de la municipalidad, nosotros nos debemos a la gente, pero tampoco se les puede obligar, cada político o política es responsable de sus acciones y eso lo sanciona el pueblo.