Pandemia fortaleció atractivos turísticos de las zonas rurales

El turismo rural fue lo que se fortaleció en tiempo de pandemia, donde la gente busca espacios que conecten con la naturaleza y al aire libre, justamente para evitar cualquier contagio de Covid-19. Antes de las aperturas, el turismo rural fue el primero en reactivarse, así lo explicó Arturo Mier, jefe de Turismo, Artesanías y Culturas del Gobierno Provincial de Imbabura.

El funcionario mencionó que se trabajó con los emprendimientos rurales en temas de protocolos de bioseguridad y capacitaciones. “La gente empezó a desplazarse más de lo que se esperaba.
Mier aseguró que el sector rural tenía muchos lugares pocos visitados porque tenían una promoción baja y no estaban tan preparados, “pero esta vez les tocó prepararse a mil por horas porque les empezó a llegar mucha gente”.

Ante la demanda se vieron en la necesidad de equiparse y fortalecer servicios, en el caso de sectores de Pimampiro.

Mier mencionó que el turismo fue uno de los más afectados del sector productivo, “fue muy golpeado por la pandemia porque el turismo se trata de la interacción con personas y justo eso fue lo que se prohibió”.

Tras unos seis meses confinados el año anterior fue un golpe bastante duro y lo que se necesitaba para reactivarse eran créditos, pero los que ofreció el gobierno no fueron accesibles.
Sin embargo, lo que se logró según Mier fue la eliminación de los impuestos y de los activos fijos de promoción turística.

Sin embargo, agregó que en tiempo de pandemia se empezó a trabajar con capacitaciones virtuales para tratar de buscar estrategias, reinventar el turismo en época de Covid-19.

Desde la Prefectura, según Mier, también se empezó a trabajar en la promoción, en dar a conocer lugares que no conocía la ciudadanía como Peribuela, de Cotacachi; Timbuyacu, de Urcuquí, Shanshipamba, de Pimampiro.

Asimismo, para seguir en la reactivación, se lanzó la campaña denominada ‘Imbabura, destino seguro de visitar’, que para noviembre y diciembre hubo una respuesta positiva, donde el sector hotelero tenía una acogida del 70 %.

En este año, de acuerdo al jefe de Turismo de la Prefectura, se está trabajando en proyectos enfocados en el Geoparque, denominado ‘fortalecimiento de atractivos y geositios de Imbabura’.

Mier precisó que en cada cantón hay un geositio, pero en el caso de Ibarra se identifican dos por ejemplo el complejo volcánico Imbabura, donde se trabaja en la implementación de un refugio antes del ascenso a la cumbre.

Asimismo, en el complejo volcánico Cubilche, en el sector Pan de Azúcar también está previsto otro refugio de control, de información turística, de seguridad, inclusive de parqueaderos y baterías sanitarias.

La idea, según el funcionario también es implementar señalética de seguridad al volcán Imbabura porque se han registrado casos de personas perdidas.

Para esto se trabaja con la Policía Nacional y la finalidad es que sea declarado como sendero seguro una vez que se concluya con este proyecto.