Padre salvó a su hijo de las llamas

p39f1IBARRA. En el pasillo de una casa de ladrillo estaba un niño de tres años de edad, el infante tenía en sus manos un juguete navideño y a un costado estaba su padre, Eduardo Cajas. Él removía enseres que se quemaron luego del incendio de su casa. La emergencia ocurrió a las 10:30 en el barrio La Delicia en San Roque.

 

Causa. Un cortocircuito provocó un incendio dentro de una habitación donde viven tres personas.
El inmueble tiene divisiones, un espacio para sala, cocina, comedor y baño.
Eduardo Cajas de 32 años llegó junto a su hijo de Otavalo y se acostaron a ver televisión. Era el día libre del hombre y aprovechó para pasar junto a su pequeño.
Mientras los dos estaban en el dormitorio un sonido alertó a Eduardo y se percató que su casa se consumía por las llamas.
Colaboración. Enseguida el grito, puso sobre aviso a sus vecinos. Ellos ayudaron a apagar las llamas con baldes y mangueras pero el fuego se propagaba rápidamente. Por las ventanas se divisaba el humo.
El hombre desesperado trató de sacar un sillón que se quemaba de la sala para poder salir de la vivienda pero fue imposible; entonces cogió a su pequeño hijo y ambos salieron por la ventana. “Yo marqué a mi hijo que es lo más importante”, aseguró Eduardo.

 

Llamada. Una llamada al 102 permitió que los Bomberos de Antonio Ante lleguen al lugar para apagar las llamas, los uniformados  también removieron escombros. Los bomberos comunicaron que el incendio habría ocurrido por un cortocircuito.

Trámite. La madre del pequeño fue a una Cooperativa de Ahorro y Crédito en Antonio Ante para verificar si podía hacer uso de un seguro para recuperar sus bienes que se quemaron.
En un corredor estaban los enseres destruidos todo era inservible. Hasta la puerta de la vivienda se quemó. Cualquier persona que desee ayudar a la familia puede comunicarse al 0986175473. Ellos viven arrendando en el barrio La Delicia en las calles: Bolívar y Enrique Terán. Hasta mayo la Fiscalía de Imbabura receptó dos denuncias por incendios que presuntamente habían sido provocados.