Pacientes y médicos expresan malestar por declaraciones del presidente Moreno con respecto al cáncer

medicos

Ibarra.- Durante la III Cumbre Mundial de Regiones sobre Seguridad y Soberanía Alimentaria “Hambre Cero”, celebrada días atrás en Cuenca, el presidente Lenín Moreno causó revuelo por sus declaraciones en las que cuestiona la labor de los médicos y  a quienes padecen cáncer. Las reacciones no se han hecho esperar.

Pensamientos tóxicos. “Un joven, Pedro, todavía me acuerdo, se acercó, estaba rapado la cabeza, tenía un pañuelo, muy flaco, me dijo: Vicepresidente, ¿cree usted que puede usted curarme del cáncer? (le dijo) perdón, yo te he dicho una teoría, me dice: pero creo que es verdad, como cree que puedo hacerlo, conversamos por una hora”, comentó.

El Mandatario, en aquella época, le preguntó si tenía recuerdos, pensamientos tóxicos, “porque los recuerdos no son malos, uno tiene que ser amo de los recuerdos para poderlos utilizar para bien, no para que te afecten a ti y a los demás, uno tiene que ser amo de sus pensamientos, de sus pensamientos, si tiene una pasión, ser amo de esa pasión, y ser amo de los hábitos que tiene”.

Reacción. Ante estas declaraciones la docente universitaria y paciente oncológica, Nelly Valbuena, publicó una carta abierta en Facebook en donde rechaza totalmente las declaraciones del primer mandatario.

En entrevista con EL NORTE dijo “Yo no soy una persona que tiene pensamientos tóxicos y conozco a muchas personas que lo único que quieren es curarse o ver a sus familiares curados. Me preguntaba si hay tantos seres humanos con pensamientos tóxicos, por ejemplo, Hitler que es uno de ellos por qué nunca tuvo cáncer. Esas declaraciones nos duelen y lastiman a los pacientes”.

Por su parte, Salomón Proaño Presidente de la Red Nacional de Profesionales por la Salud, dijo que no existe un estudio específico sobre esto pero que podría considerarse un factor sobreañadido para la enfermedad pero no una causa directa y única pues el cáncer es multifactorial.

El médico se alegra. Moreno también precisó que “El asunto es que, en más de una ocasión, el ser humano, al cual el médico le dice que tiene cáncer, cambia de vida, y, al final, el médico cambia de carro”. Y también mencionando que cuando una persona es diagnosticada con cáncer “el único que se alegra es el médico”.

Proaño dijo que “Es la parte que molesta. Como si yo dijera que una persona que tiene una funeraria se alegra cuando la gente se muere. Nosotros prestamos un servicio a las personas que están enfermas o incluso a quienes no lo están a través de la medicina preventiva. No nos alegramos cuando alguien se enferma”.

Con esto concuerda el cardiólogo Camilo Morán quien también escribió una carta abierta y en donde expresa “Sépalo Sr. Presidente que los médicos somos seres humanos, que nos da satisfacción luchar por la vida de las personas, que exponemos nuestras vidas por el bienestar de los enfermos… Para nosotros no hay feriados, no hay cumpleaños, no hay día de la madre, del padre, navidad, fin de año, que igual debemos estar de guardia en los hospitales… Y si usted no se ha enterado, el dolor más terrible es cuando perdemos a un paciente luchando contra la muerte”, y termina su carta firmando como el cardiólogo “que jamás se alegrará cuando alguien se infarta”.

Más médicos que pacientes. Otra de las declaraciones que ha molestado es la que asevera que hay más médicos oncológicos que pacientes con cáncer. La Fundación Jóvenes contra el Cáncer también fijó posición en su cuenta de Facebook:

“Señor presidente, Mateo de 7 años murió ayer por causa de cáncer en los huesos, en Ecuador hay menos de 10 pediatras oncólogos, los hospitales dan citas para dentro de 3 meses hasta un año, faltan medicinas. El cáncer no es cuestión de discursos ni leyes. Es sentido común; la sobrevivencia, la vida”.

Proaño también opinó al respecto y dijo que Moreno está mal asesorado ya que en Ecuador hacen falta muchos más especialistas en oncología.

Solicitan disculpas. La polémica no ha parado y cada vez más pacientes, gremios y asociaciones solicitando al Presidente una disculpa pública.

La Federación Médica Ecuatoriana reaccionó también pidiendo una rectificación al por todo lo dicho.