Pacientes que viven en la calle

Las personas que viven en la calle son tan numerosas como medio millón en los EE UU, el país más desarrollado del orbe.

De ellos, 7% son personas con enfermedades mentales, que han renunciado a todo tipo de tratamientos, de trabajos y de convivencia con sus familiares, que por diversas causas los empujan a seguir en la calle, no por falta de refugios ni de atención, sino porque sus condiciones mentales a veces, no le permiten un juicio correcto sobre esa terrible situación de vida. Hace algunos años atendí pacientes en el Albergue San Juan de Quito, muchos de los clientes habituales eran personas con enfermedad mental, especialmente: Discapacidad Intelectual, Psicosis y diversas formas de Depresión y Delirio. Recuerdo muy bien a un iraní cuyo único propósito era llegar a los EE.UU, pero su idea casi delirante no era rebatible, aun cuando le decíamos que su gobierno era considerado un enemigo del régimen norteamericano. Un día lo vi parado con la mirada perdida en una acera de la Mariscal, semejante al “Hombre mirado al Sudeste” de la famosa película argentina. Son pacientes sin horizonte y sin destino, cuya necesidad inmediata es tener un sitio donde dormir que no sea a la intemperie y comer algo caliente. Los Hermanos de San Juan de Dios hacen una gran labor de ayuda con estas personas, ahora continúan con los refugiados de Venezuela. ¿Cuántos de ellos sufrirán graves depresiones por el desarraigo de su tierra y sus familiares?