Pachamanca, un ritual que cautivó a alumnos de hotelería y turismo

Ibarra. Pondo Wasi, que significa Casa del Pondo, localizada en el sector de la Magdalena, parroquia Angochagua y que forma parte de las tierras Kichwa Karanqui, fue el epicentro para promocionar la cocina ancestral bajo la actividad denominada ‘Pacha-manca’, que “Pacha” significa tierra o suelo y “manca” olla. En esta ceremonia tradicional participaron los estudiantes de cuarto y octavo año de la de la carrera de Gestión de Empresas Turísticas y Hoteleras (GESTURH) de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador sede Ibarra (PUCE-SI).

Experiencia única. Los profesionales en formación aplicaron las técnicas tradicionales de cocción que renuevan la conexión del ser humano con la tierra y su provisión.

El proceso de la Pachaman-ca inició cavando un hoyo en la tierra para luego colocarle algunas piedras que se calentaron previamente en leña, para posteriormente poner dentro del hoyo los alimentos.

Los productos que en esta ocasión usaron los expertos en la cocina fueron: papas, choclos, piñas, habas, plátanos, carne de res y de pollo. Esos ingredientes se cubrieron con hojas de choclo para luego taparlos con una capa de piedras para finalmente colocar una estera de totora y sellar con una superficie de tierra.

Luego de dos horas y media de cocción se desenterraron los alimentos que estaban listos para servirse. Los recipientes fueron las hojas de col. Pero para poder saborear el platillo, los estudiantes e invitados participaron de un ritual de agradecimiento a la ‘pacha mama’, ya que para la cultura indígena ese lugar es sagrado.

“Es necesario pedir permiso y agradecer a los cuatro elementos que son: tierra, agua, fuego y aire. Estos merecen respeto porque permiten la vida de todo ser humano, es eso lo que los hace indispensables para la cultura andina” dijo Segundo de la Torre, comunero de la zona que dirigió el ritual.

Reacciones. Los estudiantes de las asignaturas de Banquetes y Control de Operación de Alimentos y Bebidas intervinieron en la actividad.

Lorena Arellano, docente de la GESTURH, que estuvo a cargo de la práctica culinaria dijo que ese trabajo es un referente que realiza la academia con tres objetivos básicos que son: enseñar a los alumnos la importancia de emprender para el desarrollo, aportar al cumplimiento del componente educativo que tiene el “Geoparque Imbabura” y evidenciar el rescate de los saberes ancestrales del territorio, con miras a ser reconocidos por la UNESCO”.

Daniela Varela, estudiante de cuarto semestre de la GESTURH captó el propósito. “Esta experiencia me ayudó a recuperar una gastronomía que se ha perdido con el paso de los años y más allá con una sana nutrición, ya que los alimentos que se producen aquí son naturales. Es decir no tienen químicos”, dijo. Detalles del lugar. El Pondo Wasi, se ha convertido en uno de los sitios ancestrales preferidos para realizar este tipo de eventos. Se conoció que ese lugar ha servido para la organización de ferias y también de actividades como por ejemplo pasarela de ropa tradicional de mujeres indígenas Karanki-Kayambi.

Alexis Criollo, egresado de la carrera de la GESTURH, es el creador de la casa rural, que lo que busca es reactivar el turismo, rescatar y promocionar los saberes ancestrales y la cultura andina.

Los estudiantes de la GESTURH participaron por primera vez en esta actividad ancestral.
Parte de los ingredientes que fueron depositados en esa fosa para la cocción, se producen en la zona.
Los comuneros de la región guiaron todo el proceso de la ‘Pachamanca’ por casi tres horas.