Pachakutik preside cuatro juntas

Otavalo. El Movimiento Plurinacional Pachakutik preside cuatro de los nueve gobiernos parroquiales rurales del cantón. San Pablo, González Suárez, Eugenio espejo y Quichinche, son los bastiones del movimiento indígena.

Datos. El movimiento Únete, encabezado por el alcalde electo Mario conejo Maldonado, obtuvo buena votación y estará al frente de tres importantes parroquias del cantón, Miguel Egas Cabezas, Selva Alegre y San Rafael. En San Juan de Ilumán, Jorge de la Torre, fue reelecto como presidente del gobierno parroquia, pero a diferencia de las elecciones anteriores en las que participó representando a las lista 35, esta ocasión logró el triunfo auspiciado por la Alianza Todos por Otavalo, encabezada por la ex candidata a alcalde de Otavalo, Gabriela Jaramillo. En Pataquí, la población apoyó a Verónica Ruiz, representante del movimiento político Somos Libres.

A diferencia de las elecciones anteriores, en las que la alianza entre Avanza y Fuerza Ciudadana lograron obtener la presidencia de varias juntas parroquiales, en este proceso electoral solo lograron obtener la presidencia de una junta parroquial, la de San Juan de Ilumán, pero obtuvieron representación de vocalías en varias parroquia.

Autoridades. En Miguel Egas Cabezas, Galo Marcelo Yacelga, ex teniente político de la parroquia, obtuvo 883 votos. Mariano Burga, presidirá la Junta parroquial de Eugenio Espejo, Maritza Tocagón es la nueva presidenta de González Suárez y reemplazará a Ramiro Quilumbaquí. Josefina Pinsag, reemplazará a Adán Ruiz, quien preside la junta parroquial desde hace más de 10 años. En Ilumán y San Pablo se reeligieron a las mismas autoridades.

“En el sector rural están focalizadas la mayor parte de necesidades. Espero que las

autoridades electas puedas gestionar los presupuestos necesarios para dotar de servicios básicos, mejoramiento vial, entre otras prioridades”, dijo Carlos Campo, habitante de Eugenio Espejo.

Indígenas. Siete Kichwas, de los pueblos Otavalo y Kayambi, presiden el mismo número de juntas parroquiales, las otras dos están a cargo de una mujer y un hombre mestizos.

“En Otavalo la mayor parte de la población es indígena y por esa razón podemos apreciar que hubo más apoyo a estas personas. Todos tensemos las mismas capacidades y estamos seguros que realizarán los trabajos necesarios para sacar adelanta cada una de las parroquias”, dijo Carlos Terán.

Selva Alegre y Pataquí son las parroquias rurales más alejadas del centro urbano de Otavalo. La primera se encuentra ubicada en la zona de Intag, aproximadamente a dos horas de la ciudad y Pataquí está a 45 minutos, al sur occidente de la ciudad y limita con la parroquia San José de minas de la provincia de Pichincha.