Pablo VI y Monseñor Romero a los altares

El Papa Francisco canonizará oficialmente a estos dos valiosos personajes de la iglesia que con su sabiduría, valentía de apóstoles han aportado todos sus talentos a la marcha de la iglesia católica. Pablo VI al asumir como Papa Santo de Roma desde el año 1963 a 1978 orientó la iglesia con el gran Concilio Vaticano II dando una renovación pastoral para evangelizar al mundo con el mensaje de Cristo Salvador misionero de todos los tiempos. Los católicos tenemos que agradecer su ingente trabajo en un tiempo difícil de incomprensión de algunos hombres por su tradicionalismo y mentalidad no aceptaban fácilmente el mensaje actualizado de la Iglesia en sus diferentes documentos que daban una liturgia más inculturada, el acceso a la Palabra de Dios, la Constitución sobre la familia y tantos mensajes para la humanidad y autoridades responsables del bien común y de la paz.

El Papa Francisco certificó los milagros atribuidos a Pablo VI y Monseñor Romero, lo que allanó el camino de la canonización eclesiástica para que reciban el culto de santos en la Iglesia Católica. Monseñor Romero arzobispo de El Salvador fue realmente un profeta valiente y un pastor comprometido con los más necesitados que eran explotados con muchas injusticias. Este pastor con sus homilías y mensajes denunciaba estas injusticias y defendía a los pobres, lo cual le llevó a ser perseguido y abatido por un comando de ultraderecha un 24 de marzo de 1980 cuando oficiaba la santa misa.