Pablo León, lucha ‘incansable’ contra la delincuencia desde la DNPJI

Ibarra. La humildad y la calidez humana, son los principales valores con los que le califican al otavaleño Pablo Fernando León Navarro, el segundo hombre al mando y jefe operativo de la Dirección Nacional de Policía Judicial e Investigaciones (DNPJI). Hace 30 años su vida cambió, cuando decidió formar parte de la ‘noble institución’, y desde ahí, su trayectoria se ha marcado con reconocimientos y resultados.

A pesar de que, en junio de 2019, se radicó en Quito para laborar en la DNPJI, no olvida su niñez y juventud en su natal Otavalo. La mayoría de su vida profesional ha trabajado en unidades de inteligencia antidelincuencial, combatiendo el crimen organizado. “He conocido a grandes amigos policías, tan grandes como lo son mis colegas del eje preventivo. Creo que desde cualquier área aportamos para engrandecer este gran equipo y familia, llamada Policía Nacional”, aseguró León.

El coronel manifiesta que siempre está dispuesto a ayudar y trabajar en equipo, que para él todos son policías, sin importar si son clases u oficiales.

Declaración. “Respeto a todos por igual y eso me ha hecho ganar el cariño y apoyo de mis compañeros y de quienes han estado a mi mando. Mi objetivo de vida es velar por la seguridad de mi país el tiempo que Dios decida, sólo él me dará una señal de cuando tenga que dejar mi querida institución y pasar a velar por la seguridad de mi querida familia”, comentó.

En el último año uno de procedimientos más complejos que realizó fue, junto a miles de uniformados, desalojar a casi 10 000 personas en las minas de la parroquia de Buenos Aires.

En torno al trabajo realizado en la DNPJI, mencionó que a nivel nacional, en trabajo con la Policía Judicial de las Subzonas y las 25 unidades especializadas, terminó el 2019 en verde con los 10 indicadores más importantes.

“Creo que el trabajo desplegado, y la coordinación con el eje preventivo y de inteligencia, ha dado los resultados esperados por la institución y la población. Debemos destacar que la ciudadanía ha jugado un papel muy importante, apoyándonos con denuncias y entregas de videos de circuito cerrado, para esclarecer muchos delitos”, dijo.

Además destacó que a finales de 2019 se realizó una gran operación en Quito, en donde se pudieron recuperar más de 70 vehículos y casi el mismo número de motocicletas. “Se realizó una investigación exhaustiva de los vehículos ingresados en los patios de retención vehicular por infracciones y delitos de tránsito y, gracias a la práctica y experiencia obtenida en Ameripol, conocimos como estaban operando en otros países, descubriendo que más de 70 vehículos y 60 motocicletas, estaban ahí reportadas como robadas. Tal como los grupos delictivos se idean para cometer los delitos, nosotros nos hemos ido perfeccionando para desarticularlos”.

Finalmente destacó que la DNPJI cuenta con unidades especializadas en cada uno de los delitos como el Bloque de Búsqueda, la Unidad de Inteligencia Antidelincuencial (UIAD), la Subdirección Nacional de Investigaciones contra el Delito de Derecho a la Propiedad (SIDPROBAC), la Unidad Especializada en Investigaciones de Delitos contra el Patrimonio Cultural (UEIDCPC), la Unidad de Investigación Contra el Abigeato (UICA), la Unidad de Delitos Tributarios y Aduaneros (UDAT), la Unidad de Investigación de Delitos Energéticos e Hidrocarburíferos (UIDEH) y la Unidad Contra el Delito de Personas y Tráfico de Migrantes (UCDTPTM).