Otra muerte por intoxicación alcohólica

altATUNTAQUI.  Jackson Morales llegó a su vivienda la madrugada de ayer con aliento a licor y solamente le pedía perdón a su esposa por todo. Ella le dijo que se tranquilice y duerma, pero al poco rato comenzó a tener una crisis y en la mañana ya lo encontraron muerto.

El fallecimiento. Esmeralda Rocío Gobeo de 34 años de edad, la mañana de ayer llamó a la Policía para informar que su esposo estaba sin vida.
La mujer que no podía creer que de la noche a la mañana perdió al padre de sus hijos, explicó a la Policía que aproximadamente a las 00:35 de ayer, Jackson Jacinto Morales Mendoza, llegó a su vivienda ubicada en la parroquia San Roque del cantón Antonio Ante,  después de haber consumido bebidas alcohólicas y que solamente le pedía perdón por todo.

Ella lo tranquilizó y le pidió que descanse, pero al poco rato empezó a toser, estornudar y a darse golpes en el pecho, Esmeralda se asustó y pidió ayuda a sus hijos. Ellos lo levantaron, le dieron agua y lograron que la crisis termine, luego lo rescostaron en la cama y a las 06:00 cuando se levantaron a verlo, ya su cuerpo estaba frío y se percataron que ya no tenía aliento.

Es por eso que el personal de Criminalística, trasladó sus restos mortales hasta la morgue del hospital San Vicente de Paúl en Ibarra, para que le realicen la autopsia de Ley.

Los amigos del fallecido dijeron que Jackson trabajaba en un centro de cómputo en la ciudad de Atuntaqui y que el funeral lo realizarán en el cantón Palenque de la provincia de Los Ríos de donde era oriundo Morales. Las autoridades investigan si se trata de un consumo de licor con metanol.