20-05-2019 | 00:00

Tahis va ganando la batalla por vivir

Tiene ocho años y ya enfrenta un desafío por seguir con sus sueños. La pequeña sabe que con la ayuda de todos podrá seguir adelante.

Otavalo. Magdalena Morocho lo único que pide y necesita es un trabajo de manera urgente.

Salvar a su hija es lo que busca, ella quiere trabajar para continuar con el tratamiento de Tahis. La niña de 8 años padece leucemia linfoblástica aguda, una enfermedad que le quiere fulminar los sueños de ser artista.

Pequeña guerrera. Tahis, su madre y su hermano Said de 10 años, se aferran a la vida.

“Si yo tuviera un trabajo fijo, le puedo seguir realizando el tratamiento mediante el Seguro Social”, dice la madre cabeza de hogar.

Magdalena no escatima esfuerzo alguno por el cuidado de su hija. Es madre soltera y por eso el sacrificio es mayor.

“Me tocó irme a vivir a Quito casi tres meses. Mi hija estuvo internada en Solca durante 35 días. Gracias a Dios la quimioterapia está dando resultado”, asegura la madre de familia, que espera una ayuda para seguir alargando la vida de la menor.

Sueños. Tahis tiene ocho años y sueña con ser artista plástica. Dibuja a la perfección y crea figuras en fomix moldeable y plastilina. Es amigable y habla del futuro.

“He realizado muchas figuras. Un caballito, una muñequita y un bebé. Quiero ser artista cuando sea grande”, dice con la ilusión del caso. Sus palabras son emotivas y las ganas de vivir le están dando la razón.

Esperanza. Tahis está venciendo la enfermedad que hace un año le apareció. El tratamiento que le hacen mediante el Seguro Social, le están ayudando. Es por eso que su madre debe tener un trabajo seguro, que le permita seguir adelante con las terapias.

“Dios tiene la última palabra. Mi hija se está recuperando, por ese motivo no se debe interrumpir el tratamiento. Quiero trabajar”, pide Magdalena y espera tocar el corazón de alguien que pueda ayudarla.