13-09-2019 | 11:00

Santacruz: “Hay 11 plantas de tratamiento descuidadas”

Los incendios forestales alrededor de la zona y la tala de árboles provocan una reducción de agua en la cascada de Peguche, según los moradores.

Otavalo. El caudal casi seco de la cascada de Peguche y la contaminación en este lugar, es preocupante para la comunidad, quienes esperan que las autoridades tengan más interés en querer mantener este icono turístico de Otavalo.

Los incendios forestales y la contaminación ambiental serían los principales factores.

A pesar de esto, la ciudadanía reconoce que al caudal le hace falta más agua.

Según comentarios de los moradores se ha secado un 60 por ciento.

Sin embargo, el turismo ha aumentado en la zona, así lo confirmó el presidente de la comunidad Luis Santacruz.

Anteriormente un sábado o domingo ingresaban unos 100 turistas, pero en la actualidad el número es de 500, una cifra significativa para el comercio en la zona.

El 70 por ciento de los visitantes son nacionales, mientras que el 30 por cinto llega del extranjero.

Actividad. Los fines de semana son los días claves para recibir al turismo. Ayer, de un aproximado de 14 locales, solo 8 estaban abiertos, estos se encuentran en la entrada principal a la cascada.

La visita de las personas también fue poca, se evidenció unas 10 personas, a las 10:30.

El agua que cae de la cascada llega del lago San Pablo y además, los incendios forestales en los páramos han disminuido el caudal.

“Es importante que las autoridades empiecen a crear políticas para conservar los páramos”. En cuanto a la contaminación Santacruz aseguró que es un descuido por parte de las autoridades locales, ya que en el sector hay 11 plantas de tratamiento un poco descuidadas y baja aguas servidas sin tratamiento, “pero ahorita conjuntamente con las autoridades estamos viendo cómo podemos descontaminar”, agregó Santacruz.

En junio pasado el gerente de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Otavalo, EmapaO, Diego Benavides, aseguró a este medio que por “la falta de mantenimiento de las plantas de tratamiento el agua del lago San Pablo está con un poco de problemas de contaminación.

También se ha hecho análisis en el agua del río Jatun Yaku y presenta cierto grado de contaminación”. “Si nos ponemos a revisar los análisis, el agua no estaría apta para un contacto directo”, informó el gerente de la EmapaO.

Reacción. Después de conocer que la cascada se quedó sin agua por aproximadamente cuatro horas, Mishell Simba decidió visitar el sitio para asegurarse que esta noticia que se difundió a través de redes sociales era cierta.

Comentó que fue a observar si el agua ya estaba de regreso, al saber esta información su reacción fue de felicidad.

Es de Quichinche y para ella esta zona es uno de los lugares más conocidos de Otavalo.

Así mismo Mishell aclaró que a la cascada le hace falta algo y ahora se la ve muy mal, “esto se debe porque los seres humanos no hemos hecho nada por el medio ambiente y ahora podemos ver que esto se está acabado, es feo y doloroso”, mencionó.