09-03-2019 | 14:28

Pesillo-Imbabura registra un retraso en los trabajos

La obra está prevista inaugurarse para septiembre de este año, sin embargo se aplazará al menos seis meses más.

Otavalo. El proyecto Pesillo-Imbabura registra retrasos. La obra se encuentra en un 30 por ciento en el aspecto físico. Esto contempla instalación de 45 kilómetros de tubería PVS.

“No se han registrado problemas con los dueños de los terrenos. Se han hecho cambios en los diseños que ya están aprobados”, dijo Carlos Oña, gerente Técnico de la obra.

Cronograma. De acuerdo a las proyecciones se instalarán 177 kilómetros de tubería para repartir el agua a cada cantón. Los que mayor dotación tendrán son Otavalo con 112 litros por segundo, e Ibarra con 103. Luego, Pedro Moncayo con 52, Cayambe con 51 y Antonio Ante con 35.

También se tiene casi listo en un 90 por ciento de avance el tanque de reserva con capacidad para 10 mil metros cúbicos. A esto se suma las plataformas y redes para la planta de tratamiento que ya están construidas.

Expectativa. Fernando De la Torre, presidente del proyecto aseguró que están listos para cumplir este sueño que viene desde hace más de 20 años. De la Torre tomó la posta del proyecto desde el 18 de enero en reemplazo de Juan Serrano quien estuvo al frente de la organización por 9 años. “El 22 de enero nos ratificaron desde el consejo de juntas, que sigamos trabajando en beneficio del proyecto”, explicó la nueva autoridad.

Este proyecto contempla la rehabilitación de 52 sistemas de agua potable que benefician a más de 150 comunidades localizadas en las provincias de Imbabura y Pichincha. Las zonas altas del cantón Cayambe y las zonas nororientales de Pedro Moncayo, Otavalo, Antonio Ante y la sur-oriental de Ibarra, serán beneficiadas del proyecto de acueducto.

Para la ejecución de esta obra se necesitó el financiamiento de 47,6 millones de dólares. De este presupuesto, 31 millones aportados directamente por el Gobierno Nacional bajo la modalidad de fondos no reembolsables.