12-02-2020 | 07:30

Otavalo recibe medicina natural elaborada por la población Tsáchila

Los Tsáchilas, de trayectoria agrícola, continúan haciendo los esfuerzos por conservar su cultura y herencia única en un mundo en constante cambio.

Otavalo. Los Tsáchilas, que también son conocidos como Colorados, practican sus costumbres en el pueblo Sarance.

Llegaron hace unos días a Otavalo con la finalidad de servir a la ciudadanía a través de sus conocimientos ancestrales.

Los Colorados son un pueblo indígena que habita en la provincia de Santo Domingo. Su idioma es el Tsáfiqui, de la familia lingüística barbacoana, que quiere decir verdadera palabra.

Además de practicar la lengua tradicional también pueden dialogar en castellano, como lo hizo María Esthela Calazacón.

Ella es curandera vegetalista de su etnia y junto a sus compañeros permanecerán en el cantón hasta el 21 de febrero.

En una carpa ubicada en la entrada principal del mercado 24 de Mayo ofrecen baños de florecimiento; amuletos para el negocio, trabajo y amor. Además, cuentan con bebidas naturales y purgantes.

Visita. Hace tres meses llegaron pero decidieron retornar.

Desde hace 15 años, María Esthela contó que aprendió a elaborar estos productos que son parte de la medicina natural. “Mis papás y abuelos me enseñaron porque nuestros productos son de nuestra comunidad”, indicó.

La comunidad que habitan se llama Peripa y está ubicada a unas 2 horas de Santo Domingo. Según Esther mientras evalúa a la persona se puede detectar si sufre de diabetes, colesterol, gastritis o próstata, la curandera aseguró que para todas estas molestias incluidas otras, hay remedio.

Esta medicina no es procesada y no contiene ninguna clase de químicos. “Nosotros vamos a conseguir los productos en las montañas”, dijo Esther.

Atención. Entre los productos está también la manteca de culebra, que es mezclada con otras pepas. Esta ‘crema’, la curandera afirmó que sirve para todos los dolores del cuerpo.

“La manteca de culebra le cura definitivamente”, agregó.

Asimismo señaló que ya son conocidos en el cantón y reciben varias llamadas de los pacientes, entre ellos indígenas de la zona.

Este grupo de tsáchilas no solo han estado en Otavalo, también han visitado Tabacundo e Ibarra.

En cuanto a los costos Esthela añadió que para el diagnóstico cuesta 10 dólares. Pero si quieren llevar medicinas los costos varían y están entre 15, 10 y 5 dólares, dependiendo de la cantidad.

Tradiciones. Las rayas en el rostro son parte de la vestimenta, así como el achiote en el cabello de los hombres.

Los collares forman parte de los accesorios, de acuerdo a Esthela, les da energía para poder limpiar a las personas enfermas, “esto nos ayuda a proteger”, manifestó.