01-12-2018 | 12:16

Les preocupa alcantarillado de San Pablo

Aseguran que en Gualaví debía construirse una planta de tratamiento, pero esto no se ha ejecutado. También se quejan del agua de la parroquia.

Otavalo. Para un grupo de habitantes del casco urbano de la parroquia San Pablo, la construcción del sistema de alcantarillado de la comunidad Gualaví, puede colapsar, aún más, la red sanitaria del sector, así lo aseguró Gustavo Araguillín, presidente del colectivo San Pablo y sus comunidades.

Preocupación. Según los habitantes de la zona, el proyecto sanitario de Gualaví incluía la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales, la misma que no se ha ejecutado y han conectado la nueva red sanitaria a la ya existente en la parroquia. “Solo con las aguas de la red existente ya tenemos problemas, cuando en Gualaví los usuarios accedan a la nueva red, los problemas se agravarán”, aseguró Araguillín. El colapso de la red de alcantarillado sanitario suele afectar a la parte baja del casco urbano de San Pablo en donde se encuentra el centro de salud y un centro infantil.

La calidad de agua de uso humano también preocupa a estos ciudadanos. “Nuestra agua tiene grandes cantidades de hierro. En San Pablo tenemos agua entubada”, señaló Blanca Cartagena.

El gerente de la Emapao, Marcelo Mosquera, explicó que se tienen los estudios de la planta de tratamiento para Gualaví pero se espera conseguir el presupuesto para su construcción, dijo además que el la red colapsa porque las aguas lluvias son dirigidas al mismo sistema sanitario y en cuanto al agua de la parroquia, aseguró que es potable.