21-04-2019 | 21:16

Kichwa, un idioma que lucha por vivir

Según datos del censo del 2010, 39 de cada 100 personas de la nacionalidad kichwa hablan su lengua. 2019 es el año internacional de las Lenguas Indígenas.

Otavalo. Pedro Cabascango es uno de los gestores culturales más importantes del Pueblo Kichwa. El líder otavaleño es consiente que su idioma y cultura debe ser revitalizada, pues en la actualidad los jóvenes ya no están hablando la lengua materna.

Según estudios de la Unesco, las lenguas ancestrales se están extinguiendo a nivel mundial y en el caso del kichwa no es la excepción.

Es por eso que organizaciones como la Conamae, Consejo Nacional de Sabias de Medicinas Ancestrales y Espirituales del Ecuador, articulan acciones para revitalizar toda la cultura, lengua y saberes de su pueblo.

Mejoras. En años anteriores, el kichwa era considerado como Yankashimi (lengua simple), que estaba desvalorizada.

Con la vigencia de la nueva Constitución de la Repú-blica se reconoce la importancia de revitalizar la lengua y los saberes ancestrales de los pueblos y nacio-

nalidades del Ecuador.

El kichwa se habla en 13 provincias del país y como todos los idiomas, cuenta con variantes, que dependen del sitio donde se hable.

Diferencia. De hecho, este idioma es una variante del quechua peruano. “Es la lengua madre más hablada en Sudamérica. Tiene una importante presencia en Perú, Bolivia, Ecuador”, puntualiza Alberto Torres, conocer de la lengua ki-chwa. La particularidad de la variante Quechua-Ki-chwa, es que esta última no cuenta con las vocales –e y –o (de ahí que se llamekichway no quechua)

DE INTERÈS INTERNACIONAL
En 2016, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución en la que se proclamó el año 2019 Año Internacional de las Lenguas Indígenas, sobre la base de una recomendación hecha por el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas. En ese momento, el Foro indicó que el 40% de las 6 700 lenguas que se calcula que se hablan en el mundo estaban en peligro de desaparición. El hecho de que la mayoría de ellas son lenguas indígenas pone en riesgo las culturas y sistemas de conocimiento a los que pertenecen.