13-01-2019 | 10:40
(I)

Inició como una ilusión y ahora es una expedición cultural

Tres motociclistas colombianos recorren Sudamérica. Su paso por Ecuador, concretamente por la provincia de Imbabura los cautivó.

Otavalo. Eduard Aguilar, Rodrigo Jaramillo y Julián Ramírez son tres aventureros colombianos que andan recorriendo Sudamérica en Motocicleta.

En este primer tramo de su travesía, el objetivo es llegar hasta Machu Picchu, Perú. Bolivia, Chile y Ar-gentina, también son parte del recorrido.

Sobre ruedas. Los tres pilotos colombianos se definen como esa clase de personas que se atreven con los grandes retos y donde la mayoría ve una locura, ellos una oportunidad de aventura.

Salieron el pasado 4 de enero desde la ciudad de Bar-bosa, municipio ubicado en el Valle de Aburrá del departamento de Antioquia y al momento recorren el Ecuador.

Motivados. El deseo de conocer las maravillas que esconde esta región de Sudamérica, fue el envión anímico de los tres motociclistas. “Lo que más nos ha sorprendido son las vías de Ecuador y la amabilidad de la gente”, reconoce Aguilar.

En el camino, ambos han tenido que aprender sobre las diferentes normas que rigen en cada país, las multas a las que están expuestos si no cumplen con los requisitos o permisos, trámites de importación temporal, gestión de documentos y muchas cosas más.

Encantos locales. Los paisajes, el frío y la gastronomía es lo que ha cautivado a Rodrigo Jaramillo durante esta aventura.

“Hemos visto sitios muy hermosos, el clima es agradable y la comida es muy sabrosa. Estamos sorprendidos por esta variedad”, corrobora. Para ellos, además de la buena condición técnico-mecánica del vehículo, lo fundamental es tener una actitud positiva.

Experiencia. A lo largo de la expedición han descubierto una gran hermandad en la comunidad de aficionados a los viajes en motocicletas. De acuerdo a los cálculos y al ritmo de competencia, el viaje tendrá una duración de al menos un mes.

Planificación. El recorrido no es improvisado, pues desde hace un año se tenía planificado el objetivo.

Las tres motocicletas que no son de alto cilindraje fueron preparadas para la expedición desde hace seis meses, así lo reconoce Julián Ramírez, técnico en motocicletas quien adecuó los tres vehículos.