11-03-2019 | 09:11
(I)

Fernando de la Torre, nuevo presidente del proyecto Pesillo-Imbabura

El nuevo representante del Consejo de Coordinación de las Juntas Administradoras de Agua tiene 40 años de edad y es originario de San Juan de Ilumán.

Otavalo. “Más que un reto, es una misión que cumplir”. Con esas palabras Fernando de la Torre, uno de los líderes comunitarios más importantes de San Juan de Ilumán, describe su llegada a la presidencia del

Consejo de Coordinación de las Juntas Administradoras de Agua Potable y Saneamiento del Proyecto Pesillo Imbabura.

Ascenso. De la Torre quien inició su vida pública como coordinador del proyecto de alfabetización Dolores Cacuango y luego fue técnico de campo en Cotacachi, considera que el Pesillo-Imbabura, es una de las obras más emblemáticas del país.

Sus palabras. “Vamos a ponerle fin a las metas trazadas. Tenemos que luchar por el agua, este es un sueño que tenemos que realizar”, explicó.

De la Torre reemplaza en el cargo a Juan Serrano quien estuvo al frente de la organización durante los últimos 9 años.

“Tenemos una deuda grande que heredamos de la administración anterior.

Vamos a cumplir con las bases, ese es nuestro reto”, dijo el directivo.

Realidad sarance. Para Otavalo, este proyecto es una prioridad urgente. Según la planificación establecida, 15 comunidades serán beneficiadas de manera directa. Sectores como San Juan de Ilumán, Carabuela, Bolsa, Sumak Yaku, Espejo, San Rafael, están entre los territorios favorecidos.

Datos técnicos. El caudal de agua que alimentará Pesillo-Imbabura provendrá del proyecto de riego Cayambe-Tabacundo, a través de un túnel de trasvase por el que se canalizarán hasta 700 litros de agua por segundo. Hay expectativa por la obra.