11-11-2019 | 08:00

El muralismo se plasmó en 46 metros de ancho

Este espacio que refleja las tradiciones culturales de la parroquia San Pablo del Lago está ubicado en la entrada principal de la zona, un espacio que lucía abandonado.

Otavalo. El Valle del Amanecer es sin duda cuna de grandes artistas, ya que algunas paredes que lucían abandonadas han sido recuperadas a través del arte urbano.

Esto no solo se aplica en las calles del centro de la ciudad. Hace unas semanas un grupo de artistas decidieron plasmar su arte en una pared que mide 46 metros por 7 de alto.

El mural está ubicado atrás de la iglesia de San Pablo del Lago. Pedro Nicolalde contó que aquí trataron de incluir el alma de esta parroquia, “hemos renovado un espacio que estaba en mal estado”.

A pesar de que no tienen el suficiente apoyo para estas actividades, mencionó que hicieron un acto de buena voluntad. En este mural participaron 16 artistas que con sus grandes ideas hicieron realidad este arte después de trabajar en él tres días.

Colaboración. Para esta labor la pintura fue otorgada por el GAD parroquial de esa localidad. Nicolalde dijo que estos espacios les permiten mostrar el arte sobre las cosas que este grupo de artistas desea, ya que a través de este pueden hasta denunciar. “La pared queda, se mantiene es algo que a la gente le gusta, además crea también una dinámica turística”, contó.

Nicolalde mencionó que tiene planeado hacer otros murales pero todavía está por confirmarse. El arte también está plasmado en espacio de González Suárez, Ibarra y el centro del cantón. Al muralismo se dedica desde hace cinco años. Nicolalde coincide con los otros artistas, cree que no solo hace falta apoyo por parte de las autoridades, también el valor hacia este trabajo. “Deberían darse cuenta que es nuestro trabajo, que vivimos de eso y que ellos deberían valorar un poco más”

Apoyo. Cesar Campuez también es otro artista que revivió un espacio abandonado a través de sus técnicas artísticas. Forma parte del centro cultural Arte Wasi, de San Pablo del Lago. Añadió que el mural es un proyecto de arte visual que está ubicado en la entrada de la parroquia.

“Con los amigos artistas ya veníamos planificado rescatar ese espacio que estaba abandonado y lleno de grafitis”, indicó Cesar.

Asimismo manifestó que por la buena predisposición de los amigos se plantearon hacer realidad este proyecto. “San Pablo del Lago ahora cuenta con un espacio donde está plasmado diferentes murales con mucha identidad cultural”.

El mural representa el ícono de la parroquia San Pablo; asimismo está el capitán de toros, el Aya Huma, entre otros.