24-09-2019 | 11:30

Conflicto entre Municipio y ciudadanos por supuesta deuda

Ambas partes que están involucradas en el caso de una supuesta deuda de 25 000 dólares han asegurado que van a ir hasta las últimas consecuencias.

Otavalo. “Afuera asesores corruptos, destitución para Luis Yépez”, fue lo que gritó un grupo de ciudadanos que llegaron a la municipalidad a exigir justicia.

Familiares, vecinos y amigos de Oswaldo Cacuango llegaron para respaldarlo, ya que se siente perjudicado por una supuesta deuda.

Pasada las 10:00 fueron recibidos por el alcalde Mario Conejo. Aquí, Nelson Velásquez argumentó: “se trata del asesor jurídico de nombre Luis Yépez, con quien mantenemos casi cuatro años un problema.

Habíamos llegado a una solución supuestamente, nos pidió tiempo y después retoma de forma maliciosa haciendo que en el ámbito judicial crezcan intereses para poder quedarse con un bien, por una deuda que jamás existe, hemos intermediado en este asunto. Tengo pruebas de que el señor ha aseverado que no existe la deuda, sin embargo, se vale de una letra haciendo paso como que fuera prestamista de esta deuda”, dijo Velásquez.

El alcalde Mario Conejo, agradeció la visita e indicó: “lamentamos que esté sucediendo este tema en nuestra comunidad, pero hay que estar todos claros, es un tema que corresponde a las instancias judiciales y sobre eso nosotros no podemos opinar”, dijo, mencionando además, que no sabía del tema, pero señaló que si conociera del caso tampoco podría juzgar.

Proceso. Cacoango, un tercenista que se siente perjudicado, mencionó: “dice él (Yépez) que me ha fiado 25 mil dólares, yo no le debo ningún centavo, no sé de dónde ha conseguido la letra. Cuando habla uno la verdad tiene que estar al frente viéndole a la cara”, expresó. Luego de este encuentro Luis Yépez habló con la prensa y mencionó que ha ganado un proceso judicial. “Estas personas que están actuando al margen de la ley tienen que ser sancionadas, considero que esto es un delito que se está cometiendo, y prestarse como ciudadanos para que un grupo de personas vengan a decir que no quieren acatar las normas jurídicas, eso significa ir en contra del Estado de derecho y vivir en la anarquía”.

Yépez también explicó que hará cumplir lo que dice la ley, “nosotros vamos a enfrentarles cueste lo que nos cueste”.

Además, aseguró que en 2013 se procedió a cobrar la letra de cambio que tuvo una sentencia, sin embargo, la deuda ahora está en aproximadamente 60 mil dólares con los intereses respectivos. “Querer evadir una deuda o buscar mecanismos que no están dentro de la justicia, es un delito.

Estamos causando daño moral y cayendo en delitos tipificados en la normativa penal”, puntualizó Yépez.