11-09-2019 | 07:30

Comuneros exigen que respeten sus derechos

Los representantes de las 15 comunidades de Ilumán se sienten afectados porque la vertiente de agua en el sector, está siendo afectada por otra persona.

Ibarra-Otavalo. Que no se respete la vertiente de agua en Ilumán es lo que les molesta a los comuneros.

‘El agua es del pueblo’, fue lo que expresaron los habitantes de Ilumán en un cartel, mientras se dirigían a las oficinas de la Secretaría del Agua, Senagua, en Ibarra. Aquí fueron recibidos por el subsecretario, Roberto Yamberla.

Según el presidente de la junta parroquial de este sector otavaleño, Jorge de la Torre, un ciudadano que ha adquirido un terreno en la parroquia se ha apropiado de la vertiente sin previa autorización y eso es lo que causa malestar en los moradores.

“El ciudadano solicita una adjudicación de agua para el criadero de truchas y la Senagua le otorga, pero este señor también hace la captación de la otra vertiente, abusivamente él lleva los dos ojos de agua”, explicó de la Torre.

También contó que el ciudadano presenta una demanda por daños y perjuicios, “porque él ha estado llevando el agua para el criadero de truchas”, argumentó.

Malestar. El problema se viene generando desde hace unos cuatro meses. Jorge de la Torre indicó que en esta audiencia que se realizó ayer en Ibarra, se llegó al acuerdo para realzar una nueva inspección para poder solucionar esta problemática.

“En caso de que la Senagua no revierta, entonces la pelea es la parroquia contra la institución porque nosotros no vamos a permitir que nos impongan por más autoridad que sean, pero no nos impondrán en nuestra jurisdicción territorial”, acotó el presidente de la junta parroquial.

La vertiente, según moradores, está destinada para 15 comunidades y barrios de San Juan de Ilumán. Sin embargo, para llegar a un acuerdo, de la Torre cree que el ciudadano que está afectando a los comuneros debería acercarse a dialogar con los habitantes de la parroquia.

A pesar de que cuentan con agua potable, de la Torre mencionó que no tienen el líquido garantizado para las futuras generaciones. “Tenemos que cuidar todas las vertientes que existan en nuestros alrededores”, aseguró.

Malestar. Para Miguel Oña es penoso lo que está pasando, “nos duele mucho que una persona quiera adueñarse y beneficiarse de las vertientes que son del pueblo”.

Además, aclaró que “Ilumán no va a permitir estos atropellos y abusos de personas que incluso, no son de la parroquia”.

Antes de iniciar la audiencia, David Cáceres, presidente de la junta de agua de Ilumán, también añadió que la finalidad es proteger los derechos de la comuneros, además de aclarar “cositas que nos están diciendo, las cuales no hemos cometido como junta de agua”.

Manifestó además, que la Senagua, a través de una persona particular “nos está indicando que la Junta de Agua ha cometido una actividad ilícita, cosa que nunca hemos hecho, por eso estamos protegiendo nuestro derecho al agua como comunidades indígenas”.

Al parecer se está adjudicando la vertiente a una sola persona, según declaraciones de los moradores.

Importancia. El agua es vida, derecho y cultura para la comunidad indígena. Cáceres indicó también que de acuerdo a la Senagua, ellos han interrumpido unas instalaciones privadas donde está involucrada la junta de agua.

“No hemos estado presentes y eso queremos aclarar”, dijo el presidente de la junta de agua.

En base a la resolución final Cáceres añadió que se defenderán con el pueblo, “que nos garanticen y que se respete nuestra cultura y la protección que nosotros cuidamos el agua en nuestro territorio”.

De acuerdo a los expertos, las vertientes son formaciones geológicas donde el agua subterránea aflora formando esteros y ríos.

Ellas son consideradas fuentes de agua seguras, pues en general el agua subterránea tiene buena calidad y mantienen una temperatura constante.

Además, como se está vaciando un gran depósito de aguas subterráneas, el caudal de las vertientes tiende a ser bastante estable, incluso en los años secos. Los moradores esperan una solución que beneficie al pueblo para que no falte en los próximos años el agua.